Niños huyen de la violencia sexual en Centroamérica, en México encuentran más abusos

La violencia sexual es ejercida al interior de las familias, pero también usada como herramienta de control y miedo por grupos delincuenciales, especialmente pandillas de Guatemala, Honduras y El Salvador. A su paso por México, niñas y niños son abusados por coyotes, criminales y empleadores.

Regeneración, 28 de junio de 2017.- Niñas, niños y adolescentes centroamericanos son forzados a migrar ante la creciente violencia sexual en sus países, sin embargo, a su paso por México se encuentran con una realidad muy parecida y con un muro de indiferencia institucional que no escucha ni atiende sus necesidades.

El informe “Niñez Interrumpida: violencia sexual y por motivos de género contra niñez migrante y refugiada centroamericana”, elaborado por la organización estadunidense KIND y el Centro de Derechos Humanos Fray Matías revela que la violencia es ejercida al interior de las familias, pero también usada como herramienta de control y miedo por grupos delincuenciales, especialmente pandillas de Guatemala, Honduras y El Salvador, los principales países expulsores de migrantes en general y de menores en particular.

LEER MÁS:  Inicia operativo de seguridad por vacaciones en la UNAM

Cita el ejemplo de Benita, una adolescente guatemalteca e indígena, explotada laboralmente y quien escapó de su casa junto con sus hermanos y su mamá, pero no logró huir de la violencia sexual a la que intentó someterla su padre, pues fueron secuestrados por otros hombres.

A la joven de 15 años la trasladaron a Tapachula, Chiapas, donde sus captores la obligaron a prostituirse, del resto de su familia no hay información. Benita logró escapar y llegó a los Estados Unidos donde fue detenida por las autoridades y ahora espera se resuelva su solicitud de asilo.

Cifras de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación en México, revelan un crecimiento del 558% en el flujo de Niños, Niñas y Adolescentes presentados ante el Instituto Nacional de Migración (INM) al pasar de 6 mil 107 casos en 2012 a 40 mil 114 en 2016. El 96% provienen de esa región.

Daniel Lorente, integrante del Centro de Derechos Humanos Fray Matías, consideró que el Gobierno de México tiene la obligación de proteger a los menores de edad, pues ha promulgado varias leyes que refuerzan la protección de la niñez migrante, que no se están cumpliendo.

LEER MÁS:  Rescatan a las 27 personas raptadas del call-center de Cancún

“A las y los menores de edad detenidos por el INM difícilmente se les escucha y se les ofrece la posibilidad de pedir asilo en el país”.

Asimismo, datos de la Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados (Comar), revelan un aumento en un 296 % el número de solicitudes de asilo entre 2013 y 2016, mientras que la tasa de aprobación pasó de 54.5 a 58.9%.

El informe cita a integrantes de la organización Immigrant Defenders Law Center de Los Ángeles, California, instancia que ha informado que, entre una cuarta parte y la mitad de las personas menores de edad, que han atendido en Estados Unidos, han sufrido violencia sexual durante su traslado, siendo México el lugar más riesgoso.

Incluso, se sabe que, a su paso por México, las mujeres toman anticonceptivos para evitar un embarazo pues saben que el riesgo de una agresión sexual es alto.

LEER MÁS:  Lejos de costas mexicanas, huracán 'Bárbara' es categoría 2

“Una de las formas más comunes de violencia sexual que sufren las mujeres y las niñas durante el tránsito son las relaciones sexuales coaccionadas para sobrevivir, forzadas o coaccionadas con traficantes, policías, agentes de migración u otros migrantes, a cambio de comida, refugio, protección o el derecho a continuar el camino”, dice el informe.

Otro ejemplo es el de Yolanda, forzada a trabajar desde los 10 años en una mina de oro en Guatemala, ahí fue víctima de abuso sexual por parte de los jefes. A los 13 años pasó a trabajar a una plantación donde también fue abusada, tras las constantes agresiones quedó embarazada y decidió huir a los Estados Unidos. Cuando llegó al Valle del Río Grande, “el coyote” le condicionó su cruce: tendría relaciones sexuales con él para pagar su traslado. El sujeto violó a Yolanda y a otra mujer que viajaba con ella.

Con información de Animal Político

cargando...