Compartir

La Diócesis de San Diego dio los nombres de curas señalados como probables responsables de abuso sexual a menores de edad, con lo que aumenta el escándalo que el papa Francisco deberá resolver

Regeneración, 14 de septiembre de 2018.- Ocho sacerdotes de la Iglesia católica han sido agregados a la lista de probables responsables de abusos sexuales en contra de niñas y niños, reveló hoy la diócesis de San Diego, Estados Unidos.

Robert McElroy, obispo participante en la investigación de sacerdotes pederastas en Pensilvania, expresó que la lista dada a conocer este día “es una respuesta al momento terrible en que nos encontramos”.

Debemos recordar que la Iglesia católica ha sido severamente cuestionada en las últimas semanas, luego de haberse revelado el caso de sacerdotes que abusaron de al menos mil niñas y niños en Pensilvania.

Además, el pasado 26 de agosto se dio a conocer que el exnuncio apostólico (embajador) en Estados Unidos, Carlo María Vigano, exigió la renuncia del papa Francisco por no haber hecho nada en contra del obispo Theodore McCarrick, a quien llamó “depredador sexual”. McCarrick presentó su renuncia hace unos días.

Acerca del asunto de San Diego, el obispo McElroy expresó: “La cascada de emociones que esto causa a los sobrevivientes del abuso, así como a otras personas, ha provocado un tumulto de ira, dolor, malestar, incomprensión, y desilusión”.

Los nombres

La diócesis de San Diego informó que los ocho sacerdotes señalados son los reverendos José Chavarin, Raymond Etienne, J. Patrick Foley, Michael French, Richard Houck, George Lally y Paolino Montagna, además de monseñor Mark Medaer.

Esta lista amplía el número de expedientes de sacerdotes que presuntamente abusaron de menores, hecho establecido por un caso legal histórico que se concluyó hace 11 años, el 7 de septiembre de 2007. La diócesis resolvió 144 reclamos de abuso sexual infantil por parte de 48 sacerdotes y un empleado laico.

LEER MÁS:  DIF Guanajuato devuelve Ciudad de los Niños a sacerdote

Las indemnizaciones totalizaron 198 millones 100 mil dólares, el segundo acuerdo más grande por una diócesis católica en Estados Unidos.

Los sacerdotes incluidos en la nueva lista fueron acusados de abuso sexual desde el acuerdo de 2007, o denunciados a la diócesis anteriormente, según archivos que habían sido escondidos o extraviados. Fueron pasados por alto hasta una reciente revisión de los registros, dijo el obispo.

“Nunca se realizaron buenos registros sobre este tema hasta hace poco (…) mantenían registros, pero no de manera muy sistemática”, indicó McElroy.

En San Diego, McElroy anunció que iniciará una “gira de escucha” de la diócesis, deteniéndose en ocho parroquias entre el 1 de octubre y el 5 de noviembre próximo.

Esta semana, la diócesis y otras fuentes publicaron algunos detalles sobre los ocho clérigos agregados a la lista.

El reverendo Raymond Etienne fue sacerdote de la Sociedad del Verbo Divino y párroco asociado en la parroquia San Antonio de San Bernardino de 1980 a 1988. También trabajó en el Seminario de la Sociedad del Divino Verbo en Riverside en la década de 1960, donde habría agredido sexualmente a seminaristas.

Etienne está muerto, informó la diócesis, aunque los funcionarios no pudieron confirmar cuándo o dónde murió.

Por otro lado, aunque dependiente de la diócesis de San Diego, el reverendo J. Patrick Foley ha vivido en el norte de California desde 1991. En 2010 fue suspendido del ministerio hasta que se juzgó que había abusado de dos muchachos del área de Sacramento, cuyos padres habían sido amigos del sacerdote.

LEER MÁS:  Florence toca tierra en Carolina del Norte y podría causar inundaciones catastróficas

El juicio canónico terminó en enero de 2011 sin un veredicto claro. “No fue declarado culpable “, dijo Rodrigo Valdivia, vicemoderador de la curia de la diócesis de San Diego, “pero eso no quiere decir que fuera inocente “.

Sus facultades sacerdotales fueron restauradas hasta que McElroy las removió en agosto de 2015.

Otro es los acusados es el reverendo Michael French. En 2003, la diócesis fue alertada de que French había abusado de un niño en 1980. Llegó a San Diego en 1973 para realizar estudios de doctorado en la Escuela de Psicología Profesional de California. Murió en 1995.

French se reunió con su presunta víctima en un evento social en la casa de sus padres. Hubo varios casos reportados de abuso. La diócesis pagó un acuerdo a la presunta víctima, que no presentó cargos en los tribunales.

Otro más es el reverendo José Chavarín. Nacido en México, sirvió en Mary Star of the Sea en La Jolla desde 1986 hasta 1991, mientras trabajaba como pastor asociado en Our Lady of Guadelupe en Calexico (1989-1990) y pastor asociado en St. John of the Lemon Grove’s. Cruz (1990-1991).

Entre el 20 y 23 de junio de 2008, la diócesis recibió informes de que Chavarín, que entonces trabajaba en San Francisco, había abusado sexualmente de tres niños mientras estaba en San Diego. Los hechos involucraron a dos hermanos en 1986 o 1987, y un niño no relacionado que fue abusado entre 1985 y 1988.

Chavarín negó haber actuado mal y luego huyó a México, su paradero se desconoce.

También está en la lista el reverendo Richard Houck. En su larga carrera, Houck sirvió como sacerdote asistente, pastor asociado, pastor y sacerdote en residencia en una serie de parroquias locales: San Vicente de Paúl, San Carlos Borromeo, Nuestra Señora de los Ángeles, San Carlos, San Pablo. Didacus y la Inmaculada Concepción, todos en San Diego; La Sangre Más Preciosa en Chula Vista; y Nuestra Señora de la Luz en Descanso.

LEER MÁS:  Trump asegura que llamadas con AMLO son 'tremendas'; anuncia muy buena relación

Mientras estuvo en Most Precious Blood en 1977, abusó sexualmente de un monaguillo de 10 años, según la diócesis. Cuando la víctima denunció este abuso en 2004, la diócesis pagó un acuerdo y la víctima no persiguió el asunto en la corte. Houck murió en febrero de 2002.

Asimismo, fue señalado el reverendo George Lally. Como pastor asociado en St. Mary en El Centro entre septiembre de 1970 y febrero de 1972, abusó presuntamente de un niño. Un informe diocesano de 2002 se refiere a un acuerdo de 1971 para pagar los costos universitarios de la víctima, “como compensación por haber sido víctima”.

La lista también incluye a monseñor Mark Medaer. Mientras era párroco de Nuestra Señora de Guadalupe en Calexico, supuestamente abusó de un niño en 1982. Unos 20 años después, la víctima denunció este abuso a la diócesis, que aceptó pagar su asesoramiento. Medaer murió en junio de 1993.

Otro de los inculpados es el reverendo Paolino Montagna. Vinculado a la diócesis por menos de tres años, Montagna fue el pastor asociado en Nuestra Señora de Guadalupe (agosto 1972-octubre 1973) y luego ocupó el mismo cargo en una parroquia en Calexico con el mismo nombre, Nuestra Señora de Guadalupe (octubre de 1973-enero de 1975).

Fue acusado de molestar a dos niñas. La diócesis no pudo decir cuándo ni dónde. Montagna dejó la diócesis en enero de 1975, se cree que está muerto.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook