Opositores a Parota celebran juventud movilizada contra cambio climático

Cambio climático. Entrevista al activista ambientalista Rodolfo Chávez. Habla sobre la resistencia y la liberación de los presos de la CECOP en GuerreroRegeneración, 21 de mayo de 2019. Cambio climático. En esta entrevista Rodolfo Chávez del Concejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Parota (CECOP), nos habla sobre la lucha contra la construcción de la presa la Parota.

Rodolfo Chávez ha sido integrante del CECOP desde que inició el conflicto con la CFE, ha escrito en varios medios sobre esta importante lucha medioambiental y hoy tiene motivos para estar optimista.
Además ha estado en diferentes evento nacionales e internacionales difundiendo y defendiendo su causa, así como en relación constante con muchos otros movimientos ambientales.
Rodolfo también fue preso y vivió el proceso de lucha y organización de manera intensa. Viejo militante de la izquierda socialista hoy sus fuerzas y experiencia la entrega a difundir la lucha medioambiental nacional e internacional.

Entrevista a Rodolfo Chávez Galindo el 23 de abril de 2019 en la FCPyS de la UNAM.

Entrevistador (E) – ¿Podrías presentarte y decirnos cuál es la lucha que ha dado el CECOP?

Rodolfo (R) – Yo soy Rodolfo Chávez, soy integrante del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la presa “La Parota”, un movimiento socioambiental que se ha llevado a cabo en el estado de Guerrero, en México, desde hace 16 años.

Un movimiento que logró, desde el principio, detener y suspender el proyecto La Parota, que era el proyecto principal del expresidente Vicente Fox (cuando estuvo al frente del país) y se le echó abajo.

Esto implicó una serie de triunfos: porque ha sido un triunfo, empezando porque está suspendido el proyecto, pero todavía no está cancelado de manera definitiva.

Nuestra única demanda es, desde hace mucho tiempo: la cancelación definitiva del proyecto hidroeléctrico presa La Parota,

Y esto correspondería únicamente al presidente de la república, porque es un proyecto federal y esto implicó una serie de problemas, implicó, además de los triunfos, también gente presa,

Más de 60 presos hemos caído en la cárcel por el movimiento.

E implicó también nueve muertos, nueve asesinados y 17 presos políticos que aún tenemos en este momento en la cárcel, el penal de Acapulco.

E: ¿Cuál crees que es el papel de los movimientos socioambientales, como el de la presa La Parota contra la devastación y el cambio climático?

R: Tiene que haber una resistencia, ahorita son movimientos en resistencia todo ellos, aunque haya algunos movimientos como el de La Parota, que ha sido un movimiento triunfante, de alguna manera.

Pero sigue presente sobre todo la amenaza de que no ha sido cancelada de manera definitiva y lo que deben de hacer los movimientos es seguir confrontando, sobre todo al poder,

El poder que es quien decide y ha decidido que los proyectos extractivistas sigan pasando de sexenio a sexenio, de presidente a presidente.

Y todos los proyectos extractivistas son generados por el sistema capitalista, entonces lo que corresponde a los movimientos en lucha es seguir enfrentando y seguir organizándonos para que los proyectos se puedan echar abajo.

E: Ahora que hay una oleada de luchas sobre todo juveniles en contra del cambio climático y se está replicando en México ¿qué experiencias crees que deberían tomar las nuevas generaciones?

R: A mi me parece de mayor importancia lo que están haciendo los jóvenes a nivel mundial, este llamado -que hizo una jovencita, Greta Thunberg (de Suecia)- de hacer una huelga (un determinado día a nivel mundial) por el cambio climático.

Me parece extraordinario, pero podría caer en lo que han caído algunos de los movimientos internacionales: que no han sido organizados de manera más consistente, y esto desde luego que corre ese peligro.

Lo que hay que buscar es que no vayan a caer en ser movimientos inmediatistas y en ser movimientos que se acaban muy rápido.

Lo primero que deben tener es acercamiento con los movimientos sociales, como el nuestro, acercarse, conocer los movimientos sociales.

Ver cuáles son las necesidades que tienen y cuáles son las confrontaciones que han tenido los movimientos sociales para poder entonces hablar ya con autoridad.

Saber cuando menos y si se pueden integrar también a los movimientos sociales, mucho mejor porque no hay nada como poder hablar de un movimiento social.

Si eres parte del mismo, sino entonces hablas o como un intelectual (desde fuera) o como un periodista (también desde fuera) o como alguien que nada más ve y observa.

Si ya entraron en una visión de convocatoria entonces lo que les corresponde hacer de inmediato es acercarse a los movimientos sociales y participar de ellos si pueden.

E: Respecto a la realidad mexicana ¿Cuáles crees que son los retos que el nuevo gobierno (que se dice un ´gobierno progresista de izquierda´) plantea para los movimientos ecológicos socioambientales)?

R: Lo primero que tiene que hacer el nuevo gobierno es conocerlos, es aceptar que hay una serie de movimientos que estamos en lucha durante muchos años y pasamos por muchos sexenios, como en el caso de La Parota.

Pasamos por 16 años de lucha entre los cuales nosotros desde el principio tenemos 16 años también de tener una Asamblea General en el movimiento.

Cada ocho días, cada domingo es un domingo de asamblea y lo que tiene que hacer el gobierno actualmente, es entender que su visión extractivista de dar prioridad absoluta y muchas veces única a los grupos de poder.

O sea, a los empresarios que son los que hacen los proyectos, de todo tipo: hidroeléctricos, mineros, proyectos de carreteras, de todo tipo y esto…

Sino acepta que hay gente afectada entonces es un movimiento que no va tener ninguna respuesta de precisamente esa gente afectada, por qué, pues porque no los esta tomando en cuenta.

Lo primero que tiene que hacer un gobierno es tomar en cuenta a la gente y si él [AMLO] ha dicho que “primero los pobres”, tiene que tomar en cuenta primero a los afectados de los movimientos, tanto de hidroeléctricas.

O sea gente que está luchando porque no la sumerjan dentro de un presa, o a la gente que está en lucha contra la minería,

¿Por qué? pues porque no pueden destrozar el país entero con los lixiviados que genera una mina o lo que significan también las luchas en contra de los monocultivos,
Porque los monocultivos van a afectar totalmente el esquema medioambiental, el esquema ecológico.

Lo que tiene que hacer un gobierno es entender que si él continua únicamente atendiendo a los empresarios, va a tener muchas dificultades para poder terminar su gestión tal como la comenzó. Indudablemente que ahorita ya no está la gestión tal como la comenzó, pero ya veremos que derroteros toma.

E: Finalmente ¿qué es lo que debe hacer la humanidad para acabar con el cambio climático, el despojo y la devastación?

R: Lo que tiene que entender el mundo es que estamos inmersos en un poder, que no es un poder que se ocupe de la humanidad; es un poder que se ocupa del dinero y este poder mundial, que es el capitalismo mundial, tiene que echarse abajo.

No podemos pensar que haya movimientos, como el nuestro, que sean eternos, y no van a terminar si no hay un cambio de sistema.

Porque los proyectos siguen allí, porque las agresiones siguen allí presentes, porque los gobiernos, sean totalmente de derecha o se digan progresistas, quieran, traten o imaginen ser progresistas,

Esos tipos de gobiernos si no cambian definitivamente el sistema, ni siquiera sólo el modelo [neoliberal], como es lo que dice erróneamente el gobierno actual en México, que: esta contra el neoliberalismo,

Ni siquiera el modelo, que es el modelo neoliberal, no, el sistema capitalista es el que estorba para que la humanidad pueda tener vida y pueda llevar adelante proyectos de vida,

Eso es lo que tenemos que hacer: buscar todo lo que signifique acercarnos a lo que son los caminos hacia la vida

Porque, como decimos en todos los movimientos sociales: que las presas son un proyecto de muerte, que las minas son proyecto de muerte.

Los compañeros que están ahora amenazados por las termoeléctricas, allá en Huexca, ellos han dicho también que es un proyecto de muerte y efectivamente.

Tiene que entenderse lo que decimos cuando llamamos “proyectos de muerte” a proyectos que no están en la vía de dar a la mayoría de la gente la posibilidad de seguir viviendo.

 

LEER MÁS:  Aún no está resuelto el problema de la capa de ozono: UNAM