Suecia cierra investigación contra Julián Assange por violación

Assange fue acusado por una mujer en un caso iniciado en 2010. Enfrentará en febrero a una audiencia de extradición a Estados Unidos

Regeneración, 19 de noviembre del 2019. La investigación por una supuesta violación que involucró al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien actualmente está en prisión en Reino Unido, fue suspendida, dijo este martes una fiscal sueca.

«Quiero informar sobre mi decisión de suspender la investigación preliminar», dijo la fiscal adjunta Eva-Marie Persson en una conferencia de prensa.

La Fiscalía sueca anunció el cierre de la investigación por el debilitamiento de las evidencias y la falta de base para una acusación.

LEER MÁS:  Elige Finlandia a la primera ministra más joven del mundo
Diez años de investigación
Si la parte civil no apela esta decisión, cerca de diez años de investigación se darán por concluidos.
Esto sería un sonoro fracaso para la justicia sueca, que no habrá logrado la comparecencia de Assange.
«Mucho tiempo pasó desde que los hechos se produjeron y las pruebas se han debilitado a tal punto que he decidido cerrar esta investigación», explicó la fiscal.
En 2012, el fundador de WikiLeaks, investigado entonces en Suecia por este caso de presunta violación, se refugió en la embajada de Ecuador en Londres para evitar su extradición.

Enfrentará posible extradición

LEER MÁS:  China prohíbe a naves militares de EU hacer escala en Hong Kong

Después de siete años en la representación diplomática, a Assange lo expulsó la policía británica el 11 de abril, con el acuerdo de Quito.

Inmediatamente lo detuvieron y lo condenaron a 50 semanas de prisión el 1º de mayo por violar las condiciones de su libertad provisional.

La investigación sueca fue reabierta tras su detención. Los hechos que presuntamente se imputaban a Assange prescriben en agosto de 2020.

El fundador de WikiLeaks se enfrentará el 25 de febrero próximo a una audiencia de extradición a Estados Unidos.

La amenaza de Estados Unidos
Ese país que lo reclama por la filtración de miles de documentos secretos en su portal, cargos que pueden suponer una condena de hasta 170 años de prisión.
Kristinn Hrafnsson, editora en jefe de WikiLeaks, destacó en un tuit que el enfoque ahora debería centrarse en la «amenaza» sobre la que Assange ha estado «advirtiendo durante años:
“El enjuiciamiento beligerante de los Estados Unidos y la amenaza que representa para la Primera Enmienda.»

cargando...