Sueño: Cumple tus propósitos y duerme mejor este 2020

«El sueño es un protector del corazón, del sistema nervioso y un regulador del hambre, por lo que dormir significa estar sanos», advierten

Regeneración, 1 de enero del 2020. Contar con horarios establecidos para acostarse y levantarse todos los días, así como dormir en una habitación fresca son algunas de las medidas que ayudarán a mejorar la calidad de sueño durante este 2020, afirmó el especialista en neurofisiología, Reyes Haro Valencia.

El también director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS) recomendó realizar actividad física al menos tres veces a la semana y reducir la ingesta de líquidos tres horas antes de dormir.

Además de evitar el consumo de grasas e irritantes para conseguir que el sueño sea continuo y no haya necesidad de levantarse al baño.

Agregó que tampoco es recomendable beber alcohol o fumar antes de dormir, debido a que ambas sustancias retrasan el inicio del sueño.

«El alcohol suprime el sueño profundo y la nicotina, al igual que la cafeína, es un fuerte estimulante. Por ello, el fumador debe consumir su último cigarro al menos dos horas antes».

Haro Valencia señaló que se debe encontrar una postura que facilite el dormir; así como ejercer un control respiratorio sólo por la nariz, lo que ayuda a relajar y a proveer de sueño de manera más rápida.

Añadió que se deben mantener alejados celulares o relojes, y evitar permanecer mucho tiempo en la cama durante los fines de semana con la idea errónea de recuperar el sueño perdido en los días laborales.

LEER MÁS:  México es líder mundial en la erradicación de la rabia en animales domésticos
CUÁNTO DEBES DORMIR

Indicó que el tiempo estimado para dormir en los adultos en edad productiva es de siete horas al día, mientras que para los niños en edad preescolar y escolar es de 11 y 10 horas, respectivamente. Los adolescentes, por su parte, deben dormir nueve horas.

«El sueño es la parte fundamental para lograr nuestras metas el próximo año. Sin salud no podemos hacer nada y el sueño es un protector del corazón, del sistema nervioso y un regulador del hambre, por lo que dormir significa estar sanos», finalizó.


UNAM: Dormir poco disminuye la expectativa de vida
UNAM: La falta de sueño acelera el surgimiento de enfermedades metabólicas y evita la restauración de los sistemas neuronales

Regeneración, 22 de diciembre del 2019. Hoy en día, el ser humano duerme menos horas de lo que el cuerpo requiere, y cuando eso pasa se evitan funciones vitales, como la restauración de los sistemas neuronales, señaló el académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Reyes Haro Valencia.

Explicó que debido a que el cerebro se recupera al soñar, la restricción de sueño provoca que las personas se sientan cansadas, se vuelvan lentas e incluso acelera el surgimiento de enfermedades metabólicas y reduce la expectativa de vida.

“La población total en México es de 120 millones de personas y 40 millones se estima que tienen trastornos de sueño».

LEER MÁS:  México es líder mundial en la erradicación de la rabia en animales domésticos

«Hoy en día se conocen 20 causas asociadas al insomnio, entre ellas el estrés, el estilo de vida y las exigencias diarias”, expresó Reyes Haro, presidente emérito de la Sociedad Mexicana de Sueño.

ETAPAS DEL SUEÑO

Explicó que son cuatro etapas las que confirman el dormir: dos ligeras y dos profundas, y en la primera el porcentaje es de 60 por ciento de la noche y tiene una función de conservación de la especie, porque si hay algún peligro en el entorno se puede detectar y reaccionar.

En tanto, la primera de las dos profundas dura 20 por ciento de una noche y es donde el cuerpo se restaura, produce hormonas, neurotransmisores y nuevas células, y el 20 por ciento final es la etapa en la que se sueña.

“Esta etapa se denominada sueño MOR (Movimientos Oculares Rápidos) porque al soñar nuestros ojos giran como si viéramos las imágenes dormidos de lo que se representa en nuestro cerebro”, expuso el académico.

Agregó que en esta última etapa es donde el cuerpo se encuentra absolutamente relajado, pierde tono muscular y, por ello, los sueños se encuentran cargados de una sensación de liviandad; la persona siente que vuela, flota o no se puede mover.