Alexandra Elbakyan y su desafío al monopolio de la ciencia

Elbakyan puso 80 millones de artículos científicos disponibles, contra oligopolios de publicaciones científicas. México entre los que más consulta Sci Hub

Elbakyan y su desafío a los monopolios de la ciencia

Regeneración, 9 de marzo de 2022. En torno al dia Internacional de la Mujer, algunos usuarios de las redes sociales subrayaron la contribución de Alexandra Elbakyan (Neurocientífica, programadora, informática teórica y activista).

Y es que la científica debe 15 millones de dólares en multa. Esto, por poner a disposición de la comunidad científica más de 80 millones de artículos científicos.

Por otra parte, México figura como uno de los 10 países con más accesos a su plataforma libre Sci-Hub

Además, por ello los gigantes oligopolios de las publicaciones científicas con ganancias similares a Amazon, Google y Apple la atacaron judicialmente y le ganaron el juicio

La obligaron a cerrar su sitio de internet pero ella lo puso en funcionamiento nuevamente unos días después, asimismo dice que el sistema de justicia de Estados Unidos la persigue.

-“…, pero nunca podrá capturarla porque vive en Rusia”, indican.

Tesis

En este sentido, dice Humor Informático que: “Las tesis y artículos científicos deberían de llevar un agradecimiento especial para ella”.

Por otra parte se señala que Elbakyan es de ideología rebelde y considera que el conocimiento científico debe ser de acceso libre e igualitario

La llaman la reina pirata de la ciencia, la Robín Hood de la ciencia, es Alexandra Elbakyan, la creadora de Sci Hub.

Piratas

Además se señala que el punto es que actualmente, unas cuantas editoriales copan el mercado de las publicaciones científicas y sitúan bajo una barrera económica el acceso a la mayoría de ellas y a casi todas las de mayor interés.

Es decir, eso significa que para leer, hay que pagar, con el absurdo añadido de que en muchas ocasiones los mismos científicos que generan esos artículos deben pagar para poder consultarlos.

Además, los portales indican que Elbakyan nació en Almatý, Kazajistán, el 6 de noviembre de 1988.

Y que se graduó en Ciencias de la Computación en la Universidad Técnica Nacional de Kazajistán, especializándose en seguridad informática.

Además Elbakyan trabajó un año en ese área en Moscú, con lo que ahorró dinero para marcharse a Friburgo, en Alemania, en 2010 para trabajar en un proyecto para desarrollar una interfaz cerebro-ordenador.

LEER MÁS:  Bots representarían más del 42% del tráfico de internet en México

Ya luego, consiguió una beca de verano en el Instituto de Tecnología de Georgia, en Estados Unidos, donde estudió sobre neurociencia y consciencia.

Elbakyan

Fue en 2011, a su vuelta a Kazajistán, cuando comenzó a pensar en Sci-Hub, el trabajo por el que es conocida en el mundo entero.

Según contaba un extenso reportaje publicado en The Verge, “la primera vez que pensé en el mundo de la distribución de artículos científicos y de cómo compartirlos fue en 2009”.

Como estudiante buscando documentación, Elbakyan se topó con el mismo obstáculo que se encuentran estudiantes y científicos de todo el mundo: los muros de pago.

Y es que la mayoría de las revistas científicas cobran por acceder a sus contenidos y los precios siempre van hacia arriba.

Por otra parte su actividad fue calificada en diciembre de 2016, por la revista Nature, como una de las 10 personas que más marcó la ciencia de ese año.

Corte

Asimismo se indica que en 2015 la editorial Elsevier, dueña de algunas de las revistas científicas más relevantes del mundo (que cobra unos 30 dólares de media por acceder a cada artículo), la demandó y ganó.

Esto, por daños y perjuicios exigiéndole el pago de 15 millones de dólares como indemnización.

Puesto que la demanda fue interpuesta en Estados Unidos y ella no vive allí (su actual paradero exacto es desconocido), de momento no ha pagado nada de esa indemnización.

Y es posible que no lo llegue a hacer nunca.

Además, se indica que la web de Sci-hub desaparece periódicamente para volver a estar online poco después bajo un dominio nuevo, evitando así el cierre definitivo por parte de las autoridades.

Más usado

Por otra parte, China, Estados Unidos, Francia, Brasil e India son los cinco países que desde donde más se descargan documentos científicos del sitio Sci-Hub.

De hecho, México ocupa el octavo lugar en el listado, de acuerdo con la creadora de la plataforma Alexandra Elbakyan, según la Red de Derechos digitales.

LEER MÁS:  Bots representarían más del 42% del tráfico de internet en México

El listado de los primeros 20 países con mayor actividad muestra que actualmente se descargan al menos 50 millones de documentos de manera mensual del sitio.

De los cuales, 25.7 millones corresponden a China.

Asimismo, se demuestra que algunos de los países donde se encuentran las universidades más prestigiosas del mundo y que tendrían recursos suficientes para pagar por suscripciones a las revistas científicas.

Esto es como EE.UU., Francia, Alemania, Canadá, Japón, Corea del Sur y Países Bajos) sí utilizan Sci-Hub y mucho.

Ciencia

Estos datos también demuestran que países con comunidades científicas de menores recursos, como Brasil, México, India, Indonesia, Colombia, están haciendo un gran uso de la plataforma.

Además dice la red que esto es debido especialmente a los enormes costos que representa la suscripción a servicios como los que proveen las grandes editoriales

“Sci-Hub ha resaltado cómo una muy apasionada comunidad enfocada en los esfuerzos científicos explota mecanismos alternativos para acceder a la literatura científica”.

Lo anterior, declaró a Nature el científico de datos Juan Carlos Correa, de la Universidad de Praga para Negocios y Economía.

Sin embargo, subraya la Red, las cifras están probablemente subestimadas, solo reflejan las descargas de los sitios originales de Sci-Hub y no aquellos sitios “espejos”.

Mismos que han sido creados para evadir bloqueos de direcciones o dominios, como la ordenada por la Alta Corte de París en 2019.

Además, el listado también contiene países que sobrerrepresentados, como las Seychelles, pero que sirven como punto de acceso a Sci-Hub mediante VPN.

Esto es, para que personas usuarias de otras naciones como Reino Unido o la India misma, en donde esta plataforma y LibGen se enfrentan a una batalla legal que llegó incluso a la Suprema Corte.