AMLO como presidente ‘obligará’ a Trump a respetar a México: Vasconcelos

Héctor Vasconcelos, exembajador de México en Noruega e Islandia, propuesto por AMLO para ocupar la Cancillería en caso de ganar la presidencia, es enfático: “López Obrador jamás ha tenido acercamiento con el Gobierno de Vladimir Putin, tampoco con el de Nicolás Maduro.

Regeneración, 02 febrero 2018.- El diplomático Héctor Vasconcelos asegura que pese a lo que digan el PRI, la CIA y las “campañas de desinformación”, no hay lazos extranjeros en la campaña de Andrés Manuel López Obrador. El Kremlin no ronda a Morena.

“Nunca he tenido en ninguna forma contacto con agentes rusos en ningún grado o forma”, sentencia en entrevista con El Financiero. “Y yo fui el encargado de relaciones internacionales de Morena. El contacto ruso es algo que ignoro”.

El exembajador de México en Noruega e Islandia, propuesto por el tabasqueño para ocupar la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en caso de ganar la presidencia de la República, es enfático: López Obrador jamás ha tenido acercamiento alguno con el Gobierno de Vladimir Putin o enviados suyos. Tampoco con el de Nicolás Maduro.

“Ni con Rusia ni Venezuela. No tenemos nada que ver con los regímenes recientes. ¡Es infame y no se basa en ninguna realidad!. No somos ni prorusos, ni cubafilos o filovenezolanos. Somos filomaderistas, de Francisco I. Madero.”

En una entrevista con el diario El Financiero, Vasconcelos recalca que la versión de la intromisión de Moscú, es parte de una campaña propagandística originada en el equipo de José Antonio Meade.

No hay evidencias de esa relación, indica. Pero, eso sí, reclama respeto de Washington al proceso electoral.

“Se trata de golpear a AMLO por donde puedan”, subraya el diplomático de carrera, en alusión a los apodos, los memes y las críticas que rondan a López Obrador por sus supuestos nexos con Moscú. “Están tratando de insertar elementos distractorios que nos aparten de los problemas de México”.

¿Preocupa la posibilidad de que el Gobierno estadounidense meta la mano en el proceso electoral de este año?, se le cuestiona.

Ese problema ha sido latente. A lo largo de la historia de México ha habido varios episodios dramáticos en donde la intervención estadounidense jugó un papel sumamente negativo. Estoy pensando en 1913, 1929, etcétera.

Entonces, nosotros esperamos que eso ya no ocurra, esperamos y exigimos el más absoluto respeto a las decisiones soberanas de los ciudadanos mexicanos.

LEER MÁS:  Calumniadores de fama mundial: AMLO sobre nuevo reportaje del NYT

Vasconcelos, a quien tocaría dirigir los destinos de Tlatelolco en un eventual sexenio ‘lopezobradorista’, adelanta un rompimiento con la política exterior que se ha ejercido desde la Cancillería en los últimos sexenios, con miras a regresar a una visión más tradicionalista, basada en máximas como la no intervención, una fuerte presencia latinoamericana y una mayor distancia de los organismos financieros internacionales.

No es revisionismo; lo llama retorno a los principios. México, enfatiza, no se involucrará más en opinar sobre la política interna de Cuba o Venezuela, ya sea la democratización de la isla o la situación de derechos humanos en el país sudamericano.

A Estados Unidos se le pedirá una renegociación de la Iniciativa Mérida y reenfocar la relación bilateral del combate al narcotráfico hacia el desarrollo.

A Donald Trump “se le obligará” a respetar al país; y la incipiente colaboración mexicana a misiones de mantenimiento de la paz con cascos azules sería sometida a revisión “porque no va por ahí el énfasis”.

En caso de llegar a la Presidencia, algunos de los lineamientos que se revisarían en materia de política exterior son siempre la preocupación por defender y promover nuestra soberanía. Junto con ello va la cuestión de defender los intereses legítimos de México y eso no tiene por qué implicar una actitud agresiva, como suele suceder en algunos otros países.

Yo diría que buscamos varias cosas: recuperar los principios históricos de la política exterior mexicana que nos han dado éxitos importantes en la política internacional en el pasado.

Cuando México ha ejercido con plenitud su soberanía, y por lo tanto ha tenido una política exterior independiente, puede lograr muchas cosas aunque no sea un país con un poderío militar, o con el tamaño de nuestra economía, que no es de las más grandes del mundo.​

Estamos hablando de los principios de la no intervención en los asuntos de otros países; eso es crucial, porque sólo defendiendo el principio de no intervención, podremos exigir que otros países no interfieran en lo nuestro, y esto ha sido un drama a lo largo de la historia de México.

Lo principal para nosotros es no permitir injerencias extranjeras, porque cuando han ocurrido, estoy pensando en el Siglo XIX y principios del Siglo XX, las consecuencias han sido tremendas para el país.

LEER MÁS:  ¿Quién es Atlas Network? Los encargados de la ampaña negra contra AMLO y Sheinbaum

La defensa de los derechos humanos es central para nuestro país y yo creo que un Gobierno encabezado por el licenciado López Obrador, sostendrá sin duda alguna y con el mayor énfasis la defensa de los derechos humanos en todas sus vertientes y en cualquier parte del mundo.

-Con Estados Unidos, López Obrador asegura que obligará a Donald Trump a respetar a México. ¿Exactamente cómo se le va a obligar a eso?

¿Cómo no van a respetar a un Gobierno que realmente surja de los electores? Donde haya sido respetado el voto en el proceso electoral, es decir, un Gobierno legítimo desde el punto de vista político-electoral. Eso se respeta en cualquier parte del mundo.

Si es un Gobierno impuesto por las élites mexicanas, que desde mi punto de vista ha ocurrido en las últimas elecciones del 2006 y 2012, no es respetable. Entonces, la legitimidad que tenga el Gobierno mexicano, si realmente es producto de lo que los ciudadanos elijan en las urnas, ya es un elemento de negociación.

-Hace unos días vimos pintas a favor de AMLO en Caracas y otras ciudades venezolanas. ¿Qué dicen a eso?

Todo el tema de tratar de vincular a López Obrador con los regímenes recientes de Venezuela, es nada menos que una infamia. Yo le puedo decir varias cosas: yo he tenido el privilegio de ocuparme de los Asuntos Internacionales de Morena, ya durante varios años, e inclusive, antes de que Morena fuera partido, cuando éramos un movimiento.

-¿Cuál sería la postura hacia el deterioro en materia de derechos humanos en Venezuela?

Otra vez, perdón, parece que me repito, pero es esencial. Nosotros no intervenimos en situaciones internas de otros países, porque no queremos y no aceptamos que otro país haga lo propio en México.

 

Con información de El Financiero