AMLO conmemora expedición de la Ley Agraria, inaugura obras en Ayala

AMLO criticó al neoliberalismo que intentó “acabar con el agrarismo, con el ejido”, actualmente “más de la mitad de la propiedad agraria es de campesinos


Regeneración, 6 de enero de 2020. El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) visitará este lunes el municipio de Ayala, Morelos, donde inaugurará obras del programa de rescate urbano de la Sedatu y conmemorará la expedición de la Ley Agraria de 1915.

“Vamos a ir a Ayala para inaugurar estas obras, para que no nos quedemos solo en el discurso y se haga todo lo que se pueda a favor de la gente”, dijo en su conferencia de prensa matutina.

AMLO criticó que en el periodo neoliberal se intentó “acabar con el agrarismo, con el ejido”, y apuntó que actualmente “más de la mitad de la propiedad agraria en México es, afortunadamente, todavía, de campesinos, millones de hectáreas son tierras comunales, pequeñas propiedades”.

LEER MÁS:  En dos años AMLO y Trump tuvieron diez llamadas telefónicas

“Antes se conmemoraba esta fecha, pero en el periodo neoliberal acabaron con el agrarismo, acabaron con el ejido, echaron a andar el 27 Constitucional para poner en el mercado las tierras ejidales”,.

Explicó al añadir que fue Venustiano Carranza quien al intentar quitarle la bandera del agrarismo al zapatismo decidió establecer esta fecha de conmemoración.

Apuntó por último que por la tierra lucharon millones de mexicanos “y muchos tenemos antecedentes, raíces en los pueblos y eso no se puede olvidar, no se puede hacer a un lado un movimiento tan importante como fue el movimiento campesino”.

LEER MÁS:  Trump presume muro fronterizo previo a visita de AMLO, redes le responden
LEY AGRARIA

El 6 de enero de 1915, Venustiano Carranza, desde Veracruz, emitió la Ley Agraria, con la cual buscaba dar respuesta a la principal demanda de la Revolución: la restitución y la dotación de tierra a los pueblos y comunidades indígenas del país.

La ley señalaba que era necesario:

«Devolver a los pueblos los terrenos de que han sido despojados como un acto de elemental justicia y como la única forma efectiva de asegurar la paz y de promover el bienestar y mejoramiento de nuestras clases pobres…

Los pueblos que necesitándolos, carezcan de ejidos… podrán obtener que se les dote del terreno suficiente para reconstituirlos conforme a las necesidades de su población, expropiándose por cuenta del gobierno nacional el terreno indispensable para ese efecto»