Amnistía Internacional: «los costos de curar» durante la pandemia

La organización internacional considero que Estados Unidos debe de apoyar en la lucha contra la pandemia por la Covid-19. 

Regeneración, 19 de mayo del 2020. La organización Amnistía Internacional realizó un informe titulado  “El costo de curar: Los derechos de las personas trabajadoras de la salud en las Américas durante el covid-19 y más allá”. Donde se expone las dificultades que enfrenta el personal de salud, de limpieza y cualquiera que trabaje en un hospital.

El personal de salud ha sufrido ataques físicos, estigmatización, amenazas de muerte, denegación en el transporte público, condiciones de trabajo inseguras, entre otras cosas.

El informe se realizó a través de llamadas telefónicas a trabajadores de la salud de distintos países, entre los que se incluye, Estados Unidos, México, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, Colombia y Paraguay.

LEER MÁS:  Volkswagen anuncia que iniciará operaciones a partir del 15 de junio

La organización señala que muchos de los trabajadores tienen miedo a hacer públicos sus nombres por temor a represalias. Incluso, el temor ha hablar fue lo que limitó el acceso a Amnistía Internacional.

Venezuela destacó por cumplir con su obligación de garantizar el derecho a la salud.  

En el reporte señala que América Latina es una de las “regiones más desiguales del mundo”, donde “garantizar unas condiciones seguras para los trabajadores y trabajadoras de la salud”.

Entre los casos a destacar se señala a Venezuela como ejemplo, en 2019 fue objeto de un informe de la ONU. El cual concluyó que el gobierno de Maduro “estaba cumpliendo con sus obligaciones” internacionales para garantizar el derecho a la salud.

LEER MÁS:  FEMSA, Bimbo y Nestlé se aprovechan de la pandemia, altruismo disfrazado

Mientras que Haití es uno de los países que presentan complicaciones, con un sistema de salud “al límite”. Mientras que los muertos en las calles de Ecuador demuestran que su sistema de salud “no podía abarcar la demanda”.

El informe concluye con que: “La pandemia no conoce fronteras, y Estados Unidos debe apoyar una solución global uniéndose a otros países en la financiación de la OMS para garantizar que su capacidad técnica”.