Argentina formalizó su retiro del Grupo de Lima y la cancillería del país explicó que no están de acuerdo con algunas acciones que el organismo implementó para resolver la situación de Venezuela.

Regeneración, 24 de marzo 2021. La República Argentina abandonó al Grupo de Lima; el país formalizó su retiro de la institución multilateral este miércoles a través de un comunicado.

La cancillería informó que su gobierno no está de acuerdo, ni puede acompañar algunas decisiones de dicho organismo; las cuales se tomaron por la influencia de grupos de oposición venezolanos. Asimismo, consideró que las acciones que el Grupo impulsó a nivel internacional no conducen a nada porque aíslan a las autoridades de Venezuela.

«Una vez más, reiteramos que la mejor manera de ayudar a los venezolanos es facilitando que haya un diálogo inclusivo que no favorezca a ningún sector en particular; pero si a lograr elecciones aceptadas por la mayoría con control internacional», destacó.

En este sentido, la cancillería resaltó que las autoridades venezolanas están obligadas a generar las condiciones para que haya un diálogo en el que incluyan a la oposición; así como a la Iglesia, al sector empresarial y a organizaciones no gubernamentales, sin excluir a nadie-

Asimismo, destacó que las sanciones y bloqueos a Venezuela, igual que los intentos de desestabilización en 2020, agravaron las condiciones en las que se encuentra su población. Sobre todo de los sectores más vulnerables. Aunado a los efectos que dejó y sigue causando la pandemia provocada por el SARS-CoV-2.

Por ello, las autoridades argentinas subrayaron que dichas sanciones afectaron el goce de los derechos humanos de la población venezolana, de acuerdo con el Informe de Alena Douhan, Relatora Especial sobre las repercusiones negativas de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos.

Para finalizar, Argentina reafirmó su compromiso con la estabilidad en la región; las autoridades buscarán encaminar soluciones pacíficas, democráticas y respetuosas de la soberanía y de los asuntos internos de cada Estado.