Compartir
Protección Ambiental de Argentina informó que se sumaron a la iniciativa mundial para prohibir el uso de popotes, cuarto residuo de plástico más común en costas

Regeneración, 23 de mayo del 2019. Buenos Aires eliminará el uso de popotes, de forma progresiva, a fin de lograr una ciudad más sustentable, informaron las autoridades.

Sin embargo, la medida fue criticada por la organización Greenpeace, pues la calificó como “tardía”.

El Ministerio de Ambiente y espacio Público de la Ciudad, a través de la agencia de Protección Ambiental informó que se sumaron a la iniciativa mundial para prohibir el uso de popotes, considerado como el cuarto residuo plástico más común en las costas y los océanos.

LEER MÁS:  Condena Semarnat asesinato de ambientalista J.L. Álvarez

La medida anunciada, se desprende de la Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos y fue firmada este día por Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público.

Señaló que, a partir de la entrada en vigencia de esta resolución, que se publicará en el diario Oficial la próxima semana, no se podrá ofrecer o colocar popotes plásticos de un solo uso a la vista del cliente; y a partir de los seis meses se prohíbe la utilización, entrega y expendio.

La medida se implementará en hoteles, galerías y centros comerciales a cielo abierto, así como a establecimientos pertenecientes a cadenas comerciales, locales de baile y comercios donde se sirven y/o expenden golosinas, comidas y/o bebidas, entre otros.

LEER MÁS:  FGR asegura 43 piezas de Totoaba en Ensenada, Baja California

De acuerdo con información oficial, los popotes suelen usarse unos pocos minutos y pueden tardar entre 150 y 400 años en descomponerse y al desintegrarse se generan partículas conocidas como microplásticos que son ingeridas por la fauna acuática.

Por su parte la ONG Greenpeace consideró que la medida es un primer paso necesario, pero tardío e insuficiente.

“El gobierno de la ciudad incumplió sistemáticamente la Ley de Basura Cero los últimos 12 años, algo que culminó el año pasado cuando legalizaron la incineración de residuos, una práctica cara, insustentable y contaminante”, dijo Leonel Mingo, vocero de Greenpeace.

Anotó que “ahora, por un lado, prohíbe los popotes, pero por otro deja afuera otros plásticos de un solo uso, no fomenta la correcta separación de residuos y quiere quemar la basura. Con esta prohibición, sólo podemos celebrar que haya un insumo menos para incinerar”.


(Ntx)

LEER MÁS:  Apagón masivo paraliza servicios en Argentina y Uruguay

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook