Las mujeres que murieron en el colapso de la fábrica textil de Bolívar esquina con Chimalpopoca en la colonia Obrera, trabajaban en condiciones precarias.

 

Regeneración, 04 de octubre de 2017.- Poco a poco se va sabiendo más de las mujeres fallecidas en el colapso del edificio de Chimalpopoca, entre ello que trabajaban en condiciones precarias, con sueldos bajos, sin prestaciones de seguridad social y sin la certeza de indemnizaciones a sus familiares tras la tragedia.

Según un reporte de las condiciones laborales en el lugar, al menos tres mujeres maquiladoras sepultadas en los escombros de la fábrica, cobraban 200 pesos por día de trabajo sin otros derechos, empleadas por la empresa SEO Young International SA de CV, que se dedicaba a la habilitación de bisutería.

Ana Ramos González, de 23 años; Sonia Rico Montoya de 43 y María Teresa Lira Infante de 70, son los nombres de las tres empleadas, quienes tenían número de afiliación social, pero lo perdieron.

Ellas laboraban para dicha empresa, cuyo propietario era Kyong Jea Lee de origen coreano, quien también falleció.

De acuerdo con la Secretaria de Trabajo y Fomento al Empleo, los familiares de las víctimas, señalaron que al momento del siniestro estaban dadas de baja ante el IMSS, pero continuaban laborando por temporadas.

LEER MÁS:  Sismo de 6.5 grados sacude Taiwán; reportan saldo blanco

En el Primer Piso del edificio se localizaba la empresa Línea Moda Joven, S.A. de C.V., con registro ante CANACOPE SERVYTUR CDMX.

Allí fallecieron las costureras Irma Chávez Martínez de 56 años e Irma Sánchez Ramírez de 50 años, afiliadas al Seguro Social.

Sánchez Ramírez tenía alrededor de seis meses de haber obtenido un empleo en la empresa, informó su hija Jessica Martínez, de 29 años, quien el día de la tragedia fue a buscarla al predio en ruinas mostrando a paramédicos y rescatistas la fotografía de su mamá en su celular.

En esta empresa se tenía registro de 33 trabajadores, los cuales percibían salarios de 84.99 pesos hasta 313.56 pesos diarios, es decir entre 2 mil 550 pesos y 9 mil 406 pesos, dependiendo sus funciones.

El día 19 de septiembre se encontraban en el local de ese negocio sólo 22 personas, donde solo murieron estas mujeres, aseguró la dependencia.

En el caso de la empresa New Fashion, ubicada en el cuarto piso, dedicada a la elaboración de muestras de prendas de vestir, se constató que los cuatro empleados sobrevivientes no contaban con afiliación al seguro social.

Este negocio pertenecía a Jaime Achequenaze Asquenazí de 79 años de edad, de origen israelita-argentino, quien falleció en el colapso.

LEER MÁS:  Sismo de 6.5 grados sacude Taiwán; reportan saldo blanco

Los sueldos de tres de ellos eran de 900 pesos semanales más comisión por ventas y, el cuarto que era vendedor foráneo ganaba 2 mil 500 pesos semanales más comisión por venta.

La Secretaria de Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México informó que las trabajadoras de las empresas ABC Toys Company S.A. de C.V. Y SEO Young, no estaban afiliadas a alguna agrupación o asociación sindical.

La dependencia capitalina informó que, en el inmueble, Jaime Uribe Rosales, quien durante el día era vigilante y por las noches era velador; y su esposa Marcela Guadalupe Arredondo Ávila resultaron lesionados por el colapso del edificio y hoy están siendo atendidos en el Hospital de Traumatología y Ortopedia IMSS Villa Coapa.

El señor Jaime Uribe Rosales, había sido contratado para dichos trabajos por la empresa Inmobiliaria Inmobico S.A. de C.V., con domicilio fiscal en Paseo de Tamarindos Número 90, la cual aparece desde 2015, como propietaria del edificio colapsado, con permiso de uso de suelo mixto.

La dependencia expresó su preocupación por que el IMSS indemnice a la mayor brevedad, a las o los beneficiarios de las personas trabajadoras fallecidas, que estaban dadas de alta; y por qué las empresas también otorguen indemnizaciones a los deudos de quienes no tenían seguro social.

Vía Excélsior