La jefa del SAT, Raquel Buenrostro, reveló que su estrategia para enfrentar la crisis económica e incrementar los ingresos tributarios durante la pandemia por Covid-19 fue cobrar los adeudos pendientes de los grandes contribuyentes.

Buenrostro revela cómo logró que grandes empresas pagaran sus impuestos

Regeneración, 15 de septiembre del 2021. La jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro, reveló que su estrategia durante la pandemia fue cobrar los adeudos de impuestos más grandes y que estaban a la vista de todos; pues la crisis no iba a permitir que hubiera una «jugosa» recaudación fiscal.

Eso provocó que el gobierno de México incrementara sus ingresos tributarios y no pusiera en riesgo el gasto público; así como la operación de sus proyectos. En entrevista para SinEmbargo, Buenrostro señaló que bajo la lupa se colocaron los adeudos de las grandes corporaciones; algunas eran defraudaciones fiscales.

La también economista afirmó que esa estrategia continuará mientras siga a cargo del SAT; ya que existe un margen de casi un billón de pesos para cobrar a «los morosos» o a quienes han defraudado al gobierno federal.

Entre los grandes contribuyentes a los que les ha cobrado están Walmart, IBM, Toyota, Minera Fresnillo, Femsa, América Móvil y otras corporaciones.

Raquel indicó que desde que llegó ningún contribuyente le ha ofrecido dinero u otro tipo de regalo para que no les cobre impuestos, ni siquiera cuando llegó a la Oficialía Mayor en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, donde estuvo del 1 de diciembre de 2018 al 18 de diciembre de 2019.

En este sentido, opinó que le tienen miedo porque ni en Navidad recibe regalos. Buenrostro supone que temen hacerlo porque sienten que la pueden ofender y subrayó que se siente agradecida porque habla bien de su imagen.

LEER MÁS:  Era una vergüenza que los bancos no pagaran impuestos: AMLO

Corrupción al interior del SAT

Asimismo, comentó que lo que sí hay es corrupción al interior del SAT, donde laboran 35 mil personas distribuidas en toda la República Mexicana. La jefa de la institución recordó que hubo un problema porque vendieron citas; lo que provocó que cesaran a 36 servidores públicos y lo mismo ha sucedido en las aduanas.

En total, ha realizado 1 mil 700 denuncias ante la Fiscalía General de la República. También agregó que grandes contribuyentes se han comunicado al SAT porque servidores públicos les han pedido grandes cifras de dinero, a nombre de Buenrostro, para que no les hagan auditorías.

La jefa del SAT detalló que la institución no tiene dinero, ni despachos acogidos, porque no se meten en relaciones entre privados. Además, especificó que no cobran por asesorías, ni por hacer o no auditorías. Tampoco envían mensajeros para que recojan dinero en efectivo.

La servidora dijo que, afortunadamente, los contribuyentes tienen la confianza de llamarle por teléfono para aclarar todas sus dudas y, en los casos en los que les piden sobornos, la orden de Buenrostro es que les tomen una foto para sancionarlos.

Cobro de adeudos

Aunado a ello, Raquel aclaró que con la llegada de la pandemia sabían que tenían que cobrar los adeudos «más grandes»; que ya estaban estudiados porque tenían poco tiempo para recaudar. Se trató de retenciones del Impuesto Sobre la Renta y del Impuesto al Valor Agregado.

LEER MÁS:  Inai no investiga a AMLO, sino a la Oficina de Presidencia y al SAT

La economista explicó que también había adeudos simbólicos o icónicos de 12 mil grandes contribuyentes; de los cuales sólo 892 pagaron y de esos sólo dos se fueron a la Procuraduría Fiscal para valorar defraudación; sin embargo, terminaron por arreglarse con el SAT y pagaron. Con esto se obtuvieron 216 mil millones de pesos de forma extraordinaria o recaudación secundaria.

Buenrostro argumentó que el cobro de adeudos provocó que hubiera justicia fiscal y el resto de la población pagara; con lo que se recaudaron otros 280 mil millones de pesos. Por lo que en total se obtuvieron 496 mil millones de pesos y eso permitió «compensar la caída de la actividad económica». También se evitó que la Ley de Ingresos no se cayera y se sostuviera el gasto público.

“Es decir, en un año donde todos pensamos que la gente perdería su trabajo; que las empresas, las Pymes y las Mipymes cerraran; que seguramente sí cerraron muchos y  mucha gente se quedó sin empleo. A pesar de ello aumentaron todas las declaraciones, incluso las que van en cero», expresó.

Al respecto, la titular del SAT manifestó que buscan ampliar el padrón de contribuyentes para no dejar la carga tributaria a los mismos.

Buenrostro asumió el cargo en 2019, aún le quedan tres años para seguir con su estrategia de combate a la corrupción interna, cobrar parejo a todos los contribuyentes y enfrentar la crisis que provocó la pandemia.