Todos los cambios que ha sufrido nuestro planeta están provocando que el permafrost se derrita y podría liberar algunas amenazas congeladas 

Regeneración 21 febrero 2021. El cambio climático es un problema que concierne a todo el mundo, no solo por el factor ecológico sino también porque podría representar un peligro para la humanidad con el resurgimiento de virus prehistóricos.

Todos los cambios que ha sufrido nuestro planeta están provocando que el permafrost se derrita y podría liberar algunas amenazas congeladas desde tiempos inmemoriales.

Congelamiento

De acuerdo con el Siberian Times, los efectos secundarios del calentamiento global han impactado directamente al permafrost disminuyendo su volumen y densidad.

LEER MÁS:  Detectan a 7 personas contagiadas de gripe aviar H5N8 en Rusia

En pocas palabras, este hielo milenario se descongela por el calor y con ello libera dióxido de carbono y metano.

En estas capas que se derriten podrían existir distintos tipos de bacterias y virus que datan desde hace siglos.

Si vuelven a la temperatura ambiente podrían reactivarse 

Debido a ello, el laboratorio de biotecnología ruso Vector esta planeando realizar una investigación para dimensionar los riesgos que esto implicaría.

El estudio comenzará analizando los tejidos de un caballo prehistórico de hace al menos 4 mil 500 año en la búsqueda de virus del periodo paleolítico.

LEER MÁS:  Detectan a 7 personas contagiadas de gripe aviar H5N8 en Rusia
¿Qué es el permafrost?

El permafrost son las capas de suelo que se encuentran congeladas pero no cubiertas de hielo o nieve.

Este tipo de ambientes se pueden encontrar en áreas como Canadá, Alaska, Siberia, Tíbet y Noruega, así como en algunas islas del océano Atlántico, del sur de las islas Georgias y de las islas Sándwich del sur.

El permafrost también se conoce como permahielo, gelisuelo, permagel o permacongelamiento.

Estas capas están compuestas por distintos materiales que durante miles de años han acumulado grandes reservas de carbono orgánico.