El animal clonado lleva por nombre Elizabeth Ann y sus genes se tomaron de un ejemplar que murió hace 30 años
https://www.fws.gov/mountain-prairie/es/blackFootedFerretcloning.php
https://www.fws.gov/mountain-prairie/es/blackFootedFerretcloning.php

Regeneración 21 febrero 2021. Un grupo de científicos de Estados Unidos logró clonar a un hurón de patas negras, especie en peligro de extinción.

El animal clonado lleva por nombre Elizabeth Ann y sus genes se tomaron de un ejemplar que murió hace 30 años.

Desde que nació, el animal se encuentra en una instalación de cría de hurones de patas negras, del Servicio de Pesca y Vida Silvestre en Fort Collins, Colorado. 

Elizabeth es una copia genética de un hurón que murió en 1988 llamado Willa y cuyos restos fueron congelados.

La clonación ayuda a reintegrar especies en peligro de extinción.

Cabe mencionar que esta no es la primera vez que se realiza una clonación pues, durante el verano pasado se clonó a un caballo salvaje mongol en Texas.

Por su parte, el científico Ben Novak que coordinó las clonaciones del hurón y el caballo, mencionó que “la biotecnología y los datos genómicos realmente pueden marcar la diferencia en el terreno con los esfuerzos de conservación”.

Hurones de patas negras

Estos hurones son un tipo de comadreja que se reconoce por tener manchas oscuras en los ojos, son animales nocturnos y se alimentan de perritos de la pradera.

Debido a la pérdida de su hábitat, se pensaba que los hurones de patas negras estaban extintos.

Los ganaderos envenenaban y asesinaban a las colonias de los perritos de las praderas porque estos hacían que los pastizales fueran menos aptos para el ganado.

Los científicos han reunido a la población restante para un programa de cría en cautiverio que desde la época de los 90 ha liberado a miles de hurones en docenas de sitios en el oeste de Estados Unidos, Canadá y México.

Willa también pudo haber transmitido sus genes de manera normal, pero un varón llamado Cody, “no hizo su trabajo”, y su linaje se extinguió.