Cáncer: Recomiendan más cuidados en terapia de reemplazo hormonal

Terapia de reemplazo hormonal en menopausia incrementa riesgos de cáncer de mama. Necesaria estricta vigilancia médica, bajas dosis y periodos cortos de uso

Terapia hormonal sustitutiva, extremar cuidados
Terapia hormonal sustitutiva, extremar cuidados

Regeneración, 2 de septiembre del 2019. Terapia de reemplazo hormonal para la menopausia, incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de mama y ese riesgo dura más de una década después de que se ha dejado el tratamiento, revela un estudio.

Los riesgos de cáncer de mama podrían ser dos veces mayor de lo informado al público y en un periodo hasta de 10 años.

Los datos fueron dados a conocer por investigadores de la Universidad de Oxford, en Reino Unido.

Afirman que los resultados significan que la probabilidad de desarrollar ese tipo de cáncer es dos veces mayor de lo que se les ha dicho a las mujeres, informó la BBC.

Así mismo que los riegos para desarrollar este tipo de cáncer abarca un periodo de hasta 10 años.

Se trata de un estudio sobre la base de los resultados obtenidos en investigaciones precedentes.

LEER MÁS:  Gobierno de México realizará gira de trabajo a China

La recomendación por parte de organizaciones de apoyo, es tener una actitud receptiva hacia la información médica.

Se señala que se prefiere dosis efectiva más baja por el menor tiempo posible.

Calculan que un millón de casos de cáncer de mama podrían haber sido causados por la terapia en países occidentales desde los 1990.
El uso de la terapia de reemplazo hormonal

Esencialmente el tratamiento ante síntomas de la menopausia es reemplazar las hormonas perdidas.

Normalmente es conocido como terapia de reemplazo hormonal (TRH) y se vende en diferentes formas, y en diversas combinaciones de estrógenos,y precursores de progesterona.

Casos de este tipo de terapias que incluyen hormonas tiroides, testostorena así como hormonas del crecimiento, también administradas en algunos tratamientos, no formó parte de este estudio.

Se trata de un análisis de los resultados de 58 estudios, de todo el mundo.

En los que participaron más de 108.000 mujeres que desarrollaron cáncer de mama

LEER MÁS:  Durazo confirma que ya ha detenidos por caso LeBaron
¿Cuán grande es el riesgo?

Entre diversos aspectos que detalla James Gallagher, de la BBC, el estudio calculó que seis de cada 100 mujeres que no toman terapia hormonal para la menopausia podrían desarrollar cáncer de mama entre los 50 y 69 años.

Si toman estrógeno y progestágeno cada día durante cinco años, ocho de esas mujeres podrían desarrollar cáncer de mama.

Así que de cada 50 que toman la terapia combinada, una podría desarrollar cáncer de mama como resultado del fármaco.

Hay otros tipos de terapia de reemplazo hormonal, y cada una de ellas mostró también un incremento en el riesgo.

Tomar terapia hormonal de forma intermitente (estrógeno diariamente pero progestágeno durante medio mes aproximadamente) condujo a un caso adicional de cáncer de mama en cada 70 personas.

Y si se toma estrógeno solamente causa un caso adicional en cada 200 mujeres.

Sin embargo, tomar solo estrógeno incrementa el riesgo de cáncer de útero y normalmente se usa solo después de una histerectomía.

LEER MÁS:  Alzheimer: japoneses desarrollan prueba de sangre para diagnóstico
¿Qué es lo nuevo en estos resultados?

El riesgo de cáncer de mama por la terapia hormonal para la menopausia ya se conocía.

Lo que es nuevo es que muestra que el incremento en el riesgo de cáncer de mama dura más de una década y también el impacto que tiene.

«Cálculos previos sobre el riesgo asociado al uso de terapia hormonal para la menopausia indican que éste casi se duplica con la inclusión del riesgo persistente después de que cesa el uso de las hormonas», explica la profesora Valerie Beral, de la Universidad de Oxford.

También señala que el estudio mostró que la terapia hormonal para la menopausia a cualquier edad incrementa el riesgo de cáncer de mama.

«Existe el mito de que si se comienza antes de los 50 no hay riesgo, pero eso no es cierto. Y este es un mito que está realmente bastante extendido», señala la profesora.

 

cargando...