De la mano de Silvano Aureoles, el PRD se va de Michoacán

El PRD en Michoacán perdió credibilidad, atracción, simpatía, adhesión, fuerza, convocatoria, cuadros, liderazgos y, lo más importante, su ideología.

El PRD se despedirá de Michoacán, de la mano de Silvano Aureoles.

Por M.C. Javier Lozano Gamiño*
Twitter: @JAVIER65867641

Regeneración, 27 de septiembre del 2019. El PRD fue un producto de alternativa al sistema dominante del PRI, nace ante el inminente embate de las políticas que establecía el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y como respuesta del pensamiento de una ideología distinta a la hegemónica.

Su génesis comienza a trazar la ruta democrática una vez que se consumó el fraude de 1988 con la unificación de los partidos de izquierda.

La propuesta del PRD como partido de oposición transmitía la confianza de las bases sociales y populares, así mismo de las organizaciones sindicales del país.

Existía un acercamiento significativo para establecer una agenda político-social que atendiera las principales necesidades a través de los mecanismos de la función pública.

Sin embargo, la sociedad en nuestro país se cansó de los viejos discursos tradicionales de los candidatos y gobernantes que se empecinan en abanderar la doctrina de una corriente ideológica de “izquierda”.

El desenlace ha sido fatal: los gobiernos ya instalados en los Estados han fracasado en sus políticas públicas, adoptado las viejas costumbres que optaron por designar el simplismo desplegado de emulación similar al PRIAN.

En eso se convirtió el PRD: en un partido que ha cosechado un creciente malestar porque no ha sabido construir un verdadero contrapeso en los últimos años.

Gran parte de sus liderazgos se han dedicado a desquebrajar y aniquilar de manera despiadada la estructura del perredismo, que un momento había ido de la mano de las reformas transformadoras del país, que expresan las acciones del colectivo ante los desafíos del sistema neoliberal.

LEER MÁS:  Después del ascenso de la extrema derecha, ¿qué vendrá?
PRD EN MICHOACÁN

En Michoacán no ha sido la excepción; los errores, pactos y alianzas han pesado crudamente en la debilidad institucional de un pasado revolucionario: que se ha ido debilitando porque no han tenido la capacidad de sostener una ideología de carácter progresista.

Las ideas centrales a diferencia de otros lustros, se sujetan como un mecanismo e instrumento para edificar puestos y espacios a través del chantaje de los grupos internos, así como del “amiguismo”, y el “compadrazgo”.

El dinamismo de aquel PRD sucumbió y claudico en un sinnúmero de ocasiones; asimismo, fue remplazada por el esquema que cada vez asemeja a los partidos de derecha.

En 2015 la esperanza abrazaba el desplazamiento de la figura de Silvano Aureoles, quien llevaría el timón del Estado durante 6 años. Esto provocó un gran entusiasmo después del gobierno fallido de Fausto Vallejo.

Ese escepticismo generaba las condiciones de un clima de transición donde reinara: el abanico de oportunidades a los servicios de salud y el tema de la educación que permanentemente ha sufrido un debilitamiento que se ha ido agravando por la incompetencia de los funcionarios del gabinete, especialmente de Alberto Frutis.

Esto también pasa con otras secretarias de gobierno, que desde el punto de vista de muchos michoacanos, han abusado y decepcionado a la ciudadanía por las excentricidades y frivolidades que manifiestan, y que por supuesto contraponen a la respuesta de una exigencia social y política. (Se ha hecho hábito)

El PRD en Michoacán perdió credibilidad, atracción, simpatía, adhesión, fuerza, convocatoria, cuadros, liderazgos y lo más importante, la ideología doctrinaria que evidentemente se hizo disfuncional cuando fraguaron y consumaron pactos con la derecha; eso debilitó a su base social, y propicio una realidad intangible que se trasladó a Morena.

LEER MÁS:  Valparaíso, ciudad en resistencia

Para desgracia de aquellos perredistas de cepa, el PRD va prácticamente en picada; esta decadencia fue instrumentada paulatinamente a través del autoengaño que oxigenaba un cuasi partido de izquierda.

La enorme dosis de vanidad y narcisismo de algunos políticos del gabinete, se asemeja más a una realidad utópica muy diferente al que vive nuestro territorio en desigualdad social.

Estas acciones comenzaron a ocurrir cuando muchos funcionarios sobrevolaban con un egocentrismo que aterrizaba en dispendios, lujos, y un papel creciente de arrogancia inspirada por el elevado estilo que sobrepasa la inclinación de una corriente progresista.

El PRD se despedirá de su último bastión del sol azteca. Cuna ideológica de la revolución, y epicentro que simbolizó por muchas décadas al cardenismo.

Lo hará por diversos matices, porque muchos componentes sumaron la errada ruta que estaba construyendo el partido a nivel Nacional y Estatal.

Asimismo, varios ejercicios muestran una tendencia muy clara para que Morena se posicione en Michoacán en el 2021.

Los errores e intransigencias estuvieron muy presentes en las elecciones del 2018, donde el PRD fue aplastado, sacudido y terminó por separar esa estructura cuya genética se identifica con la izquierda. (PRD caería hasta el 3 lugar por debajo del PRI según Massive Caller)

Notas finales: podemos afirmar que este hecho es inexorable; el PRD se confundió y extravió su formación combativa y revolucionaria.

Esta “izquierda» se autoengañó, simuló ser aleando de las líneas de acción en temas de salud, educación, trabajo y programas sociales, se movió a la derecha más ultraconservadora del país (que afrenta tan grande).

LEER MÁS:  PAN y PRD participan en marcha 'apartidista' contra AMLO

No hay prácticamente nada de eso, solo existe una atmósfera donde hemos señalado un clima de despilfarro que desvirtúa una realidad a fin de concentrarse en la combinación del derroche grotesco que desempeña imágenes de funcionarios que exponen el nepotismo, el dispendio y la indiferencia que inclina la balanza a sus principales necesidades.

“Por cierto” como ya es una costumbre, hubo muchos contrastes en el 4to. Informe de gobierno, donde se montó un escenario logístico y operativo para envanecer una figura que va adquiriendo un creciente desinterés a la sociedad; no lo digo yo, lo sustentan diversas evaluaciones.

Asimismo, una columna de trabajadores de confianza de diversas instituciones que si pudieron tener acceso para respaldar una imagen, que no ha podido recomponer el clima desfavorable de nuestro Estado.

Esto no favorece al PRD en Michoacán porque:

¡Esta aniquilado y solitario! ¡Está ausente!, y se ha convertido en una imagen que exhibe la ruina, y la muerte de una ideología que alguna vez constituyo el “Sol Azteca”.

El anacronismo que vive el PRD, no conquista prácticamente a nadie. Hay una certeza enorme que el 2021 el Partido de la Revolución Democrática sepulte su realidad en Michoacán.

Hasta Pronto

*Maestro en Competencias Pedagógicas por la Universidad Virtual Del Estado de Michoacán, colabora en el Semanario Presencia de Michoacán como subdirector regional y escribe para Changoonga, Monitor Expreso, SDP Noticias y Así es la noticia en Michoacán.

cargando...