Drones y más vigilancia a embajada mexicana en Bolivia

Bolivia, la embajada de México reveló fotografías de drones sobrevolando la sede. Golpistas siguen guión de patriotismo derechista para ganar votos

Bolivia vigila con drones a México
Bolivia vigila con drones a México

Regeneración, 28 de diciembre del 2019. Bolivia: La embajada mexicana en Bolivia denunció en redes sociales nuevos actos de hostigamiento en contra de la delegación diplomática por parte de cuerpos de seguridad Bolivianos.

La seguridad incluye efectivos apostados en las partes altas que rodean las instalaciones.

Además se ha cerrado un cerco policiaco en torno a las instalaciones.

A lo anterior se suman vuelos de drones por parte de las fuerzas de seguridad de Bolivia.

Cabe recordar que según los tratados y convenciones internacionales, tanto las embajadas como las residencias de los diplomáticos son inviolables.

Las derechas y la democracia

No por casualidad es que el representante internacional del gobierno de facto «Tuto Quiroga» haya declarado, entre otras cosas que el eje de la lucha por la democracia no se pelea en Venezuela sino en Bolivia.

LEER MÁS:  AMLO se reunirá con productores de alimentos para abatir inflación

Es decir, proclama a gritos se pronuncien sus aliados. Los mismos que luchan contra la «conjura» socialista.

Desde luego un llamado a la toma de fuerza.

Por eso vuelan drones sobre la embajada mexicana ubicada en La Paz, Bolivia, en la continuación del discurso articulado por Jair Bolsonaro.

Es la falsa defensa de la patria contra el enemigo intervencionistas. Bolsonaro incendiando el Amazonas incluso acusó al gobierno francés de intervencionismo.

Las hordas frenéticas a fuerza de adrenalina: el enemigo extranjero nos ataca.

Además «Tuto» Quiroga dice que la conjura socialista de diabólicas ramificaciones lo que busca es impedir elecciones libres.

Y, desde luego, que ellos, los que tomaron el poder quemando banderas y profanando la Sagrada Biblia son los nuevos garantes de la verdadera democracia.

En Bolivia se pretenden presentar como los «puros frente al sistema socialista corrupto.

Jair Bolsonaro, en cierto modo ganó con ese mismo discurso: los anteriores son corruptos, el sistema rojo es corrupto, y incluso ganó como candidato «fuera del sistema».

LEER MÁS:  Normalistas y Granaderos chocan frente a las instalaciones de la FGR

Azuzar multitudes

Y por eso el tono histérico del discurso. Para mantener a golpes de emoción la tensión en el ambiente y pretendiendo generar confusión.

Pero sobre todo mantener a sus partidarios en posiciones de fuerzas frente a los procesos electorales.

La bandera roja es el enemigo declarado de Jair Bolsonaro – incluso ha señalado ante la multitud al Partido de los Trabajadores (PT) y al apasionadamente libertario Partido del Socialismo y la Libertad (PSOL).

La conjura socialista es el enemigo declarado ante la pobrecita Bolivia débil.

Y los métodos de amagos violentos y la violencia misma como símbolo de ejercicio del poder a ojos de la comunidad internacional por parte de la ultra derecha que ocupa el poder en el país andino.