El 9 de agosto el presidente municipal presentó una propuesta para la contratación de deuda pública para cubrir el costo de construcción del nuevo museo de las momias de Guanajuato
¿Las momias como espectáculo en una plaza comercial? Así las cosas en Guanajuato
En Guanajuato buscan quitar a las momias y construir un centro comercial

Regeneración, 28 de agosto de 2021. Ciudadanos de Guanajuato dieron a conocer en un boletín que en la primera sesión ordinaria de la actual administración municipal (10 de octubre de 2018), el presidente municipal, entrante Alejandro Navarro Saldaña, presentó una propuesta que planteaba incrementar el costo del boleto en un 42 %, de 60 a 85 pesos para adultos foráneos, el concepto más caro, y de todos los demás en esta proporción, como niños, estudiantes.

Se aumentó el boleto de entrada para invertir en la conservación

Esto con la justificación de que era necesario incrementar la inversión en la conservación del recinto, la mejora progresiva de los aspectos museográficos, la limpieza de las urnas y la conservación de los cuerpos.

Ventaja para la familia política del presidente municipal

Este aumento representó una ventaja comercial para los negocios de la familia política del presidente municipal, pues su esposa y suegro tienen galerías (La casa de los lamentos y Ex Hacienda del Cochero) en donde se exhiben restos humanos hipotéticamente falsos que, a partir del incremento en la entrada del Museo municipal, ofrecían un servicio equiparado por la mitad del costo.

Presidente municipal se otorgó facultades para disponer de las momias

Posteriormente, en una sesión ordinaria de octubre de 2019, el presidente municipal propuso la aprobación de unos lineamientos generales que tengan por objeto regular el dominio, conservación, protección, promoción, difusión y valoración de las momias de Guanajuato, cuya única reforma con respecto del “Acuerdo municipal, mediante el cual, se reconoce expresamente por el H. Ayuntamiento como bienes culturales a las Momias de Guanajuato, incorporándolas en el catálogo Municipal de bienes Patrimonio Cultural del Municipio de Guanajuato” (avalado en la sesión 48 del 9 de septiembre de 2008) fue que la utilización de las Momias dejaría de requerir la autorización del Ayuntamiento, es decir, el propio presidente se otorgó facultades, con el respaldo de la mayoría, para disponer de las Momias “con fines de promoción cultural y turística”, dentro y fuera del municipio.

En diciembre de 2019, el presidente municipal le planteó al Ayuntamiento solicitar al Congreso del Estado la autorización para contratar un financiamiento para la construcción de un nuevo museo para la exhibición de las Momias de Guanajuato, para lograr mejores accesos, y un mayor espacio para la atracción de inversiones en la zona, pero el Congreso no lo validó y tuvo que desistir.

LEER MÁS:  Se roban más de un millón de pesos de Banco Bienestar en Silao

Al final del 2019 se pudo confirmar que no fue destinado ni un peso a las actividades comprometidas, pese a que se recaudaron 5 millones adicionales. De ellos, 2.8 fueron utilizados para generar 5 proyecciones de un nuevo edificio.

En 2020 se presentaron denuncias contra el presidente municipal

Durante el 2020 se presentaron denuncias en contra del presidente municipal por trasladar restos áridos sin el permiso sanitario correspondiente, ante la Secretaría de Salud estatal y la presunta comisión de estos delitos, ante la Fiscalía General del Estado por profanación de restos humanos, por ejercicio ilícito del servicio público, una por indicios de daño y otra de pérdida de momias; tráfico de influencias (por promover el alcalde un incremento en el costo del acceso al Museo de Momias, con el fin de crear una ventaja comercial para las galerías homólogas de su suegro y esposa.

Así como abuso de autoridad, uso ilícito de atribuciones y facultades (por conferir el ayuntamiento al alcalde facultades casi plenipotenciarias para utilizar a las Momias de Guanajuato, en usurpación de funciones de la Secretaría de Salud y el INAH). La primera de las mencionadas originó que la autoridad sanitaria impusiera una resolución administrativa al municipio, y éste pugna por su nulidad, proceso judicial en trámite. Mientras tanto, las investigaciones penales iniciadas siguen en curso.

El 12 de junio de 2020, en respuesta a solicitud, la Comisión Nacional de Bioética (órgano de consulta nacional, desconcentrado de la Secretaría de Salud, con la función de expedir políticas públicas en temas afines) dictó los principios bioéticos en torno a la utilización de las Momias de Guanajuato (tales como humanizar y contextualizar la exposición con información veraz, obtener el consentimiento de familiares y descendientes, circunscribir su uso a la educación y la investigación, etc.), violados de manera reiterada y en todos sus aspectos por el Municipio.

Monumentos históricos

En respuesta a solicitud de información pública informó la Coordinación Nacional de Monumentos el 10 de septiembre de 2020 que las Momias de Guanajuato podrían considerarse monumentos históricos muebles por haberse hallado en inmueble histórico, pero su registro “tendría que realizarse a petición de parte”.

El 26 de noviembre de 2020 se conmemoró en esta ciudad capital el aniversario 50
del Centro INAH Guanajuato con la presencia de su director general, el gobernador,
el presidente municipal y 90 funcionarios públicos, y se informó en comunicados
del Instituto y los gobiernos estatal y municipal la suscripción de un “convenio de
colaboración con el objeto de elaborar un diagnóstico y recomendaciones para el
manejo y conservación preventiva de la colección de cuerpos momificados que se encuentran en el Museo de las Momias”.

LEER MÁS:  Cae el M1, sucesor de el Marro en el Cártel Santa Rosa de Lima

Sin embargo, el propio Centro INAH Guanajuato confirmó el 19 de enero de 2021
que el documento no se ha firmado “por la pandemia”, en respuesta a una solicitud de información pública.

El 10 de diciembre de 2020 se entregó petición de declarar a las Momias de
Guanajuato como monumentos históricos muebles, en virtud de su hallazgo y
adscripción a un inmueble histórico (el Panteón Municipal de Santa Paula).

Sin embargo, el Centro INAH Guanajuato responde con una negativa apoyada
en argumentos como que “no se concede al Instituto (INAH, en su ley orgánica)
facultad alguna para conocer de restos humanos”, y otros que parecen ser una
interpretación desvirtuada de la propia ley que le corresponde observar y hacer cumplir.

8 exposiciones itinerantes

Así pues, agotado el procedimiento administrativo y ya que en el Sistema único de
registro público de monumentos arqueológicos e históricos existen 40 elementos
en la siguiente secuencia de categorías: monumentos históricos / muebles / restos
humanos / momificados, es decir, 40 momias de Zacatecas y Ciudad de México
incorporadas en calidad de monumentos históricos muebles, se demandó al Centro INAH Guanajuato ante un juzgado de distrito para que esta última autoridad dirima la
controversia en la interpretación de la ley, e instruya a la representación local del
Instituto que reconozca a las Momias de Guanajuato como monumentos históricos y las incluya en este registro.

Hasta julio de 2021 han ocurrido 8 exposiciones itinerantes de los cadáveres momificados en contextos dedicados a la diversión.

El 9 de agosto de 2021, en la sesión del Ayuntamiento, vuelve el presidente
municipal a presentar al pleno la propuesta de acuerdo para la contratación de
deuda pública para cubrir el costo de construcción del nuevo museo de las momias
y área comercial en la ciudad de Guanajuato, proyecto de “inversión pública productiva”.

Ciudadanía rechaza iniciativa

Avalado por la mayoría de los ediles, el proyecto hoy espera la autorización del Congreso. Sin embargo, diversos grupos de la ciudadanía acudieron para expresar su rechazo a
esta iniciativa, y serán escuchados en audiencia virtual el 31 de agosto, ocasión en la
que también intervendrán representantes de todos los sectores empresariales de la ciudad.

Este proyecto, además de que deja sin sustento a 150 familias que han orbitado al actual museo desde hace 50 años para realizar actividades económicas.