Compartir

Tlanixco, la Fiscalía del Edomex, se desistió de las acusaciones contra tres de los 6 defensores del agua presos, además se tendrá que reponer el juicio

Regeneración, 18 de febrero del 2019. Tlanixco, Estado de México; la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) se desistió de los cargos en contra de tres de los seis pobladores falsamente acusados de homicidio en el año 2003.

El Tribunal Superior de Justicia del Estado de México (TSJEM) informó a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM) que el procedimiento penal al que fueron sujetos los defensores del agua de San Pedro Tlanixco tendría que ser repuesto y las sentencias a las que fueron acreedores se habían invalidado.

De esta manera este domingo después de las 15: 00 horas del domingo, los abogados señalaron que tres involucrados habían quedado en libertad, aunque aseguraron que todavía faltan tres compañeros.

“No nos vamos completos porque tres compañeros se quedan, pero confiamos en que pronto puedan salir libres”.

Así el pueblo de #Tlanixco recibe a sus tres primeros defensores del agua y en espera de los siguientes tres.

Posted by CDH Zeferino Ladrillero on Sunday, February 17, 2019

Tras varios análisis se decretó que había habido inconsistencias en el juicio a tres de los acusados por lo que se pidió la reposición del juicio.

LEER MÁS:  Goldcorp, la minera que explota y contamina el agua en Zacatecas

El sábado en la primera audiencia la Fiscalía General de Justicia mexiquense se desistió de la acción penal en contra de Dominga, Lorenzo y Marco.

Defensores del agua de Tlanixco, condenados a 50 años de prisión

Tlanixco; Edomex: 6 defensores del  agua condenados injustamente a 50 años de prisión. Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero  inicia campaña #Sentencia Racista

Regeneración, 19 de abril del 2018. Cinco hombres y una mujer de San Pedro Tlanixco, se encuentran en prisión desde 2003, con sentencias condenatorias  de 50 años, sin que se haya hecho una investigación imparcial y se respeten sus derechos como indígenas nahuas.

Es el caso de los nahuas de la comunidad de Tlanixco, en el municipio de Tenango del Valle, estado de México, quienes desde hace década y media sufren la separación de Teófilo Pérez González, Pedro Sánchez Berriozábal, Rómulo Arias Mireles, Marco Antonio Pérez González, Lorenzo Sánchez Be­rriozábal y Dominga González Martínez.

Explica que estos seis integrantes  integrantes de dicha comunidad “se encuentran privados de su libertad, sentenciados a 50 años de prisión, acusados de la muerte del empresario Alejandro Isaak Basso, líder de los floricultores del municipio de Villa de Guerrero, municipio aledaño al de Tenango del Valle”.

A dichos floricultores  la Comisión Nacional del Agua “había concesionado el líquido, contraviniendo el derecho preferente que los pueblos indígenas tienen para acceder a él, lo mismo que lo dispuesto en la ley, la cual ordena destinarlo a actividades de producción de alimentos antes que a otras de tipo comercial”, detalla.

LEER MÁS:  Torreón, corrupción y huachicoleo de agua, campesinos toman Conagua

Los hechos ocurridos en San Pedro Tlanixco

Los hechos por los cuales se acusó a las seis personas que hoy se encuentran privadas de su libertad sucedieron el primero de abril de 2003, cuando los miembros de la Asociación de Floricultores de Villa de Guerrero, de capital extranjero, ingresaron a la comunidad de Tlanixco en actitud agresiva y desafiante, acusando públicamente a sus habitantes de estar ensuciando el agua para perjudicarlos en sus riegos.

Quienes los vieron llegar hicieron lo que siempre hacían cuando veían peligro para la comunidad: tocaron las campanas de la iglesia alertando a sus habitantes de la situación y éstos comenzaron a reunirse para saber qué era lo que sucedía.

Cuando las partes se encontraron se hicieron de palabras, unos defendiendo su derecho a regar sus sembradíos de flores y otros defendiendo el agua para el consumo humano y producción de alimentos. Tal vez no lo sabían pero estaban viviendo una situación similar a la que se vive en otras partes del país.

Lo que siguió fue todo confusión. Y en ella perdió la vida el empresario Alejandro Isaak Basso. Sus compañeros acusaron a los habitantes de Tlanixco de haberlo linchado ahí mismo en la comunidad, mientras éstos afirman que cuando los ánimos se calentaron los invasores salieron corriendo por donde pudieron y en su huida el empresario cayó accidentalmente a un barranco, lo que le provocó la muerte.

LEER MÁS:  Defenderán plebiscito de agua en Mexicali ante Superior Tribunal Electoral

La sentencia injusta

En lugar de emprender una investigación imparcial sobre los hechos, la autoridad, con una mentalidad profundamente racista, aceptó como cierta la versión de que el empresario había sido asesinado por los miembros de la comunidad y se dispuso a castigar a los presuntos asesinos de manera ejemplar: detuvo a seis personas, la mayoría de ellas entre los 30 años, salvo la señora Dominga González Martínez, que es mayor que ellos, les fabricó procesos a modo y los condenó a 50 años de prisión.

Conscientes de que se trata de una sentencia injusta, donde los denunciantes han cambiado las versiones de los hechos en varias ocasiones, no se han tomado en cuenta las especificaciones culturales de los procesados y por lo mismo el debido proceso ha sido violentado, la Secretaría de Gobierno del estado ha intervenido directamente en las investigaciones y no se ha tomado en cuenta la retractación que en el juicio han realizado algunos denunciantes.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook