Coca-Cola, Pepsi, Bimbo y Nestlé se encuentran entre las empresas que piden se retrase ley de etiquetado a alimentos procesados

Regeneración, 12 de agosto de 2020. Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá y Suiza, hogar de algunas de las empresas de alimentos más grandes del mundo, han presionado a México para que retrase las próximas advertencias sanitarias sobre alimentos y bebidas procesados, mostró un documento de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La norma mexicana, programada para entrar en vigencia en octubre, requerirá un etiquetado nutricional en el frente del paquete que describa claramente los riesgos para la salud que se presentan cuando esos productos tienen un alto contenido de azúcares, calorías, sal y grasas saturadas o trans.

México, el mayor consumidor de alimentos procesados en América Latina y el cuarto más grande del mundo, ha luchado durante mucho tiempo con altas tasas de obesidad y diabetes. Esa crisis de salud se ha visto agravada por el nuevo coronavirus, que golpea con especial dureza a las personas que padecen esas enfermedades.

La obesidad alcanzó proporciones epidémicas en México después de que se adhirió al Tratado de Libre Comercio de América del Norte y Canadá a principios de la década de 1990, lo que hizo que los alimentos procesados estuvieran más disponibles, según han demostrado varios estudios.

La semana pasada, el estado de Oaxaca, en el sur de México, prohibió la venta, distribución y publicidad de comida chatarra y bebidas azucaradas a los niños, convirtiéndose en el primer estado del país en hacerlo.

Según las actas de la OMC de una reunión del Comité de Obstáculos Técnicos al Comercio del 13 al 14 de mayo, publicadas el lunes, la delegación de EE.UU. dijo que apoya el objetivo de salud pública de México de reducir las enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta, pero que le preocupa lo planificado, el etiquetado puede ser “más restrictivo del comercio de lo necesario para cumplir con los objetivos legítimos de salud de México”.

México ha elegido umbrales de nutrientes más estrictos que los establecidos por otros países”, dijo la delegación de Estados Unidos, citando las opiniones del gobierno y nueve grupos comerciales.

Estados Unidos, Suiza, Canadá y la UE se opusieron a la fecha de implementación del 1 de octubre.

Washington y la UE solicitaron un retraso de dos años, mientras que Canadá pidió que el inicio se retrasara 12 meses. Suiza instó a que se aplazara sin especificar un calendario.

Washington dijo que se necesitaba una demora “a la luz de la pandemia mundial Covid-19, que ha ejercido una presión significativa sobre la industria de alimentos y bebidas”.

El gobierno mexicano no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. Pero un funcionario del gobierno mexicano con conocimiento del asunto, que declinó ser identificado, dijo: “Les dijimos que no habría tiempo adicional”.

Pepita Barlow, profesora asistente de política sanitaria en la London School of Economic and Political Science, dijo que los países que albergan importantes corporaciones alimentarias multinacionales como Suiza, Estados Unidos y la UE se oponen con mayor frecuencia a las nuevas normas alimentarias, centrándose en los costos comerciales y las ganancias.

El funcionario del gobierno mexicano dijo que los países que se oponen al estándar de México están actuando en un último esfuerzo para descarrilar los cambios y anteponer sus preocupaciones a la salud pública.

El sector privado mexicano también se ha opuesto a las nuevas reglas. Jaime Zabludovsky, presidente del grupo de presión ConMexico que representa a las empresas de alimentos y bebidas, dijo recientemente que las etiquetas confundirían al público, según el medio mexicano Aristegui Noticias.

El funcionario gubernamental dijo que Coca-Cola Co, PepsiCo Inc, Nestlé y la panificadora mexicana Grupo Bimbo se encuentran entre las empresas que solicitaron un retraso.

Las empresas no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios. Los representantes de las embajadas de Estados Unidos, la UE, Canadá y Suiza no respondieron a las solicitudes de comentarios.

 

Nota de reuters.com

Texto: Anthony Esposito