Inteligencia brasileña ‘vigila’ Sínodo por el Amazonas llamado por el Papa

Sínodo por el Amazonas en El Vaticano tachado de ‘izquierdista’. Bolsonaro azuza confrontación entre católicos y evangélicos. Militares vigilarán el evento

Sínodo por Amazonas
Sínodo por Amazonas, vigilado por militares brasileños

Regeneración, 5 de septiembre del 2019. Amazonas. El Gobierno ultraderechista de Brasil condenó el Sínodo por el Amazonas convocado por la iglesia católica y que se llevará a cabo en Roma, del 6 al 19 de octubre.

Militares brasileños denuncian ‘injerencias’ del Vaticano y proclaman que monitorean el encuentro religioso.

Del 6 al 27 de octubre, la reunión final del Sínodo en el Amazonas se llevará a cabo en Roma bajo el título «Amazonas: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral».

El Sínodo fue convocado por el Papa en octubre de 2017.

Desde entonces su preparación ha sido liderada por Repam – Red Eclesial Pan-Amazónica.

Bolsonaro y militares brasileños al acecho

Bolsonaro dijo abiertamente el sábado pasado que el trabajo del Sínodo es monitoreado por la Agencia de Inteligencia de Brasil (Abin).

Ademas denunció que la reunión tiene «una agenda izquierdista».

Es más, el militar que es el cerebro del gobierno actual, el general Villas Bôas, concedió una entrevista al periódico O Estado de S.Paulo en la que incorporó todo el lenguaje del régimen militar en la relación con la Iglesia Católica.

Su discurso con frases llenas de amenazas.

Prácticamente vetó la agenda de la reunión.

El militar acusó «sesgo político», como si el gobierno brasileño pudiera establecer la agenda de la reunión del Sínodo.

El general utilizó expresiones que se asemejan a la dictadura en todo: «no admitiremos», «hay una acción orquestada», «no admitiremos interferencia en asuntos internos de nuestro país».

LEER MÁS:  Bolsonaro quiere imponer militarización de escuelas públicas en Brasil

En la reunión habrá 250 obispos y cardenales de todo el mundo y más asesores, especialistas, líderes de los pueblos amazónicos.

Además de líderes de movimientos sociales amazónicos, ONG y otras religiones.

La confrontación política, espiritual y social

En el análisis Mauro Lopes, fundador de Paz y Bien, señala lo siguiente:

Hay una gran confrontación política, espiritual y social en preparación, y tendrá grandes repercusiones en Brasil y América Latina.

Por un lado estará el Papa Francisco y su fiel porción de la Iglesia Católica brasileña, probablemente con el papel principal de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB).

Por otro lado, Jair Bolsonaro y los anfitriones fundamentalistas cristianos que forman parte de su base de apoyo.

El enfrentamiento tendrá lugar en octubre con repercusiones aún difíciles de escalar.

Será alrededor del Amazonas.

Habrá 250 obispos y cardenales de todo el mundo y más asesores, especialistas, líderes de los pueblos amazónicos.

También asistirán líderes de movimientos sociales amazónicos, ONG y otras religiones.

El título de la reunión indica los caminos opuestos entre Bolsonaro y Francisco: este último habla de «ecología integral» en total devastación.

La entidad está presidida por un hombre de confianza del Papa, el cardenal brasileño Dom Claudio Hummes.

La constitución de la organicidad de Repam es en sí misma un contrapunto a la forma en que el bolsonarismo ve el Amazonas.

Para Bolsonaro y la cumbre militar brasileña, el bosque sería como propiedad del gobierno y estaría disponible para la rendición de los Estados Unidos al amparo de un discurso nacionalista.

Para Repam y el Papa, el bosque debe ser visto como una dimensión múltiple de los países y pueblos indígenas y como un patrimonio de la humanidad.

LEER MÁS:  En 6 meses, habrá internet y Banco del Bienestar en todo el país: AMLO

La red articula organizaciones, movimientos, diócesis y articulaciones de la Iglesia Católica y otros de no menos de ocho países.

Además de Brasil, se articulan: Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador, Bolivia, la Guayana Inglesa, la Guayana Francesa, Surinam.

Esta multinacionalidad es vista como una afrenta por parte de Bolsonaro y sus militares.

Por sí misma, convierte el tema en algo que ya no pertenece a Brasil para convertirse en una agenda al menos en América Latina.

Un encuentro subversivo.

La visión del Papa y de Bolsonaro sobre el Amazonas es antagónica, sin puntos de contacto.

El documento preparatorio del Sínodo es visto como subversivo por los militares en el gobierno (y por el catolicismo bolsonario).

En la apertura, el documento indica quiénes son los interlocutores privilegiados del Sínodo, «los pueblos indígenas y todas las comunidades que viven en la Amazonía» que están calificados como «los primeros interlocutores de este Sínodo».

El texto detalla quiénes son los protagonistas de este diálogo: «habitantes de comunidades y áreas rurales, ciudades y grandes metrópolis, ribereñas, migrantes y personas desplazadas y especialmente hacia y con pueblos indígenas».

Todos son el blanco de la hostilidad abierta del gobierno de Bolsonaro

Los tres subtítulos y líneas de acción del Sínodo suenan como una afrenta al gobierno de Braille.

LEER MÁS:  Ganadería industrial y soya transgénica queman el Amazonas

El evento está basado en el método de ver-discernir-actuar que la Iglesia latinoamericana construyó a través de la Teología de la Liberación:

«La Voz del Amazonas» (Ver) , «Ecología integral: el clamor de la tierra y los pobres» (Discernimiento) y «Iglesia profética en la Amazonía: desafíos y esperanza» (Ley).

En el capítulo sobre la dimensión social de la presencia de la Iglesia en la región, la redacción es singularmente radical:

«Hoy el grito del Amazonas al Creador es similar al grito del pueblo de Dios en Egipto (cf. Ex 3,7). un grito de esclavitud y abandono que llama a la libertad y a escuchar a Dios.

«Es un grito que llama a la presencia de Dios, especialmente cuando los pueblos amazónicos, al defender sus tierras, se enfrentan a la criminalización de su protesta, ambos por las autoridades así como por la opinión pública».

«O, cuando son testigos de la destrucción del bosque tropical, que constituye su hábitat milenario, o cuando las aguas de sus ríos se llenan de especies de muerte en el lugar de la vida «.

 La confrontación es inevitable.

Una variable que puede hacer que la acción de la Iglesia Católica sea más contundente es el protagonismo de la CNBB.

Dominada por moderados y bajo la constante amenaza de los fundamentalistas católicos, la entidad ha sido atrapada por parálisis pero, en el caso del Sínodo, ha dado señales de que saldrá del letargo en línea con el Papa.

 

cargando...