Junio vuelven las arenas del Sahara a México, impresionantes imágenes

Fenómeno natural, que ocurre cada año, en ocasiones afecta visibilidad e incluso aminora ciclones. Videos publicados por meteorólogos y medios 

Cada junio arenas del Sahara
Cada junio arenas del Sahara

Regeneración, 20 de junio del 2020. El fenómeno ha sido observado con cautela desde hace más de una década. Se sabe que el polvo que viaja desde el Sahara mineraliza la tierra en que cae, pero al mismo tiempo inhibe huracanes y fertilizan el océano.

El 16 de junio de 2020, el satélite GOES-East capturó esta imagen de GeoColor de una columna expansiva de polvo del desierto del Sahara que viaja hacia el oeste a través del Océano Atlántico.

NOAA Rastreo satelital de polvo y arena soplados del desierto del Sahara

Desde la próxima semana

Se espera que el polvo llegue al Caribe a finales de esta semana, e incluso puede llegar a partes de los Estados Unidos la próxima semana.

De acuerdo con la División de Investigación de Huracanes de la NOAA , cada tres o cinco días desde fines de la primavera hasta principios del otoño, se forma una masa de aire polvoriento conocida como la Capa de Aire Sahariana (SAL) sobre el Desierto del Sahara.

LEER MÁS:  México llega a los 456 mil 100 contagios de la Covid-19

Misma que se mueve hacia el oeste a través del Atlántico norte tropical.

La capa de aire Sahariano, se extiende alrededor de 5,000 a 20,000 pies en la atmósfera, puede transportarse varios miles de millas, llegando hasta el Caribe, Florida y la Costa del Golfo de EU.

LEER MÁS:  Glifosato y transgénicos: un problema para la salud

Parte de este polvo también sopla más al sur hacia la cuenca del río Amazonas en América del Sur, donde los minerales en el polvo reponen los nutrientes en los suelos de la selva tropical, que se agotan continuamente por las lluvias tropicales.

Aire seco y polvo

Según la NASA, se sabe que el aire seco y polvoriento asociado con el SAL causa cielos nublados sobre las áreas donde sopla, así como floraciones de algas tóxicas.

También puede ayudar a suprimir el desarrollo de huracanes y tormentas tropicales en la cuenca del Atlántico debido a su aire seco y denso y al aumento de la cizalladura del viento