El futbolista argentino siempre fue partidario de los gobiernos de izquierda y buscaba la unión latinoamericana

Regeneración, 25 de noviembre del 2020. Diego Armando Maradona, así como fue un apasionado del fútbol, también tenía una afinidad por los gobierno de izquierda del continente latinoamericano.

Entre los presidentes con los que Maradona tuvo un acercamiento se encuentra Evo Morales, Nicolás Maduro, Hugo Chávez y Fidel Castro.

Éste último fue incluso considerado por Diego Armando como su segundo padre.

Así mismo, llegó a tatuarse en una pierna la imagen del líder de la Revolución Cubana. Lo mismo que el rostro de Ernesto «Che» Guevara, en el hombro derecho.

LEER MÁS:  No urge hablar con Biden; coinciden agendas de México y EU: AMLO

Además, mostró su apoyo a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner en Argentina.

También se declaró «soldado» del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. Y reconoció el mandato de Evo Morales en Bolivia, que consideró estar «en las grandes ligas de la política mundial».

Lo mismo hizo con el comandante Hugo Chávez, a quien  calificó como «un gran amigo».

A su llegada a México, en septiembre del 2018, para dirigir a los Dorados de Sinaloa, pidió al recién electo presidente, Andrés Manuel López Obrador, luchar contra el imperialismo en unión con toda América Latina.

LEER MÁS:  Hay 2 expedientes de Cienfuegos en línea; uno de la DEA y otro de FGR

“Latinoamérica debe estar unida y en paz contra el imperialismo que todos los días despliega sus armas para quedarse con todo a costa del hambre y la gente”, señalo Maradona.

Y adelantó que el presidente de izquierda trabajaría para darle felicidad al pueblo de México.