Más del 60% de los jovenes padece «ojo seco», por exposición a pantallas

También se relaciona esta enfermedad al uso excesivo de aire acondicionado, así como de maquillaje de pestañas y su higiene inadecuada.

Regeneración, 7 de enero de 2019. En México, el 63.8 por ciento de la población joven padece ojo seco revela la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De acuerdo con la Gaceta UNAM, a nivel mundial, la prevalencia de esta afección ocular es de hasta 70 por ciento en jóvenes y adultos.

Se estima que la causa de este padecimiento es, principalmente, a permanecer periodos prolongados frente a un monitor o pantallas de dispositivos móviles.

Además del uso excesivo de aire acondicionado, así como el maquillaje en pestañas y su higiene inadecuada, lo que origina la proliferación de ácaros.

LEER MÁS:  López-Gatell advierte sobre el aumento de casos de la Covid-19
RECOMENDACIONES

Óscar Antonio Ramos Montes, académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM, recomendó utilizar los dispositivos electrónicos a más de 40 centímetros de distancia de los ojos, en sitios iluminados y con buena ventilación.

Si el trabajo o la escuela te obliga a estar frente al monitor, se sugiere tomar periodos de 20 minutos de descanso tras una hora de uso, observar hacia un punto en la lejanía, parpadear constantemente.

y sobre todo estar al pendiente de molestias oculares como comezón, visión borrosa y lagañas.

LEER MÁS:  López-Gatell advierte sobre el aumento de casos de la Covid-19

Alertan que de no atenderse, podría ocasionar incomodidad constante, carnosidades (pterigión) y opacidad en ese órgano, alertó.

PODRÍA AFECTAR TU VISIÓN

El también llamado «ojo seco» se trata de una enfermedad ocular que altera la película lagrimal, necesaria para una buena visión.

Se genera en la superficie de la córnea, entonces el ojo pierde sensibilidad y surgen problemas de visión.

Esta enfermedad se presenta con mayor frencuencia en mujeres que en hombres y puede manifestarse en mayor proporción en personas con enfermedades como diabetes, hipertensión, artritis y lupus eritematoso, o en quienes se exponen a químicos o sufren alergias.