Nada con delincuencia común ni de cuello blanco, ataja AMLO

AMLO: Neoliberalismo puso de moda la corrupción. Se acabó: nada con corruptos y mucho menos con organizaciones de la delincuencia común

"<yoastmark

Regeneración, 20 de diciembre del 2019. AMLO atajó cualquier relación con las bandas delincuenciales a las que echó en el mismo saco que los llamados en México «delincuentes de cuello blanco».

Es decir políticos, empresarios, etcétera, como en el caso de las millonarias condonaciones de impuestos ahora prohibidas por el legislativo a instancias de AMLO.

A pregunta expresa de un periodista atajó » Eso si calienta, aunque haga frío»

«Eso si calienta, aunque haga frío».

«No tenemos nada que ver con esas organizaciones».

«Una de las políticas que se aplican está vinculada a no establecer relación con organizaciones de la delincuencia».

«Ni de la delincuencia común ni de la delincuencia de cuello blanco».

«O sea: NO tenemos nada que ver.

Lo anterior sentenció AMLO ante decenas de periodistas de La Mañanera.

LEER MÁS:  Hacienda amarra venta de petróleo a 49 dólares barril todo el año
Cuello blanco

Está prohibida la condonación de impuestos, primero por decreto y ahora ya se reformó el artículo 28 de la Constitución y se prohíbe la condonación de impuestos.

La gente ya no acepta despensas

De las prácticas que tienen para contar con bases sociales, la entrega de despensas, la gente en general ya no acepta esos mecanismos de control y de manipulación.

Ya no es el tiempo en que se repartían despensas y se obtenían apoyos para lo electoral.

O, para tener una base de protección, que era lo que hacían y posiblemente siguen haciendo las organizaciones de la delincuencia.

Pero ya no funciona eso, insistió AMLO, ya el reparto de migajas, de dádivas, el repartir frijol con gorgojo ya no aplica, la gente no acepta esas cosas, puede haber casos aislados.

También lo que nosotros hacemos es garantizar derechos sociales.

No es dádiva, no es la entrega de migajas, es garantizar derechos que tienen los ciudadanos, el derecho a una pensión, el derecho a una beca, el derecho al trabajo, el derecho a ser felices.

LEER MÁS:  Acusan a Peña Nieto de bloquear investigación contra Rodrigo Medina

¿Qué es lo que venimos diciendo?

Que estamos en periodo de transición, lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer.

Así estamos, pero no hay duda de que vamos a la transformación, al cambio.

Y eso, si se da, es excepcional, repito, y mal visto.

Es como la corrupción.

Ya el corrupto es mal visto, ya no es como antes, de que se le consideraba una persona audaz y no perdía ni siquiera su respetabilidad.

Ahora es un estigma, ser corrupto es una mancha permanente que no se quita.

Hasta hace poco no pasaba nada. Es más, hagan un análisis, una revisión de los discursos en el periodo neoliberal, 36 años, y busquen en todos los discursos oficiales cuántas veces se mencionó la palabra ‘corrupción’, y estoy seguro que fue mínimo.

«Anticorrupción tampoco. No, no, no. Austeridad, menos», subrayó AMLO.

Imagínense, si se iban a morder la lengua hablando de austeridad cuando se daban la gran vida. Aviones, helicópteros, usaban los helicópteros hasta para ir a jugar golf. Todo eso que se padeció hasta hace poco.

LEER MÁS:  AMLO: Marina investiga a funcionarios huachicoleros dentro de puertos

Entonces, sí hay un cambio. Desde luego es un proceso, todavía hay resistencias, pero ya no está de moda la corrupción.

Por ejemplo, en este tema de las bandas, de las organizaciones.

Ya no es el tiempo de la protección a bandas, ahora no se permite la asociación delictuosa entre autoridades y delincuencia.

Tampoco hay negociaciones con las organizaciones delictivas ni la práctica de proteger a unos y destruir a otros.

Todo eso se termina por completo. Y es: al margen de la ley nada y por encima de la ley nadie.

Estado derecho, no Estado de chueco – remató el presidente AMLO

cargando...