La empresa NSO Group dijo que dejará de responder las consultas de los medios de comunicación sobre el malware Pegasus, ya que es víctima de una campaña.

NSO Group acusa campaña mediática en su contra por difusión de Pegasus Project

Regeneración, 21 julio de 2021. La empresa israelí NSO Group, creadora del malware Pegasus, dijo ser víctima de una campaña mediática orquestada por Forbidden Stories, organización francesa sin fines de lucro, e impulsada por grupos con intereses especiales.

La compañía difundió un comunicado en el que informó que ya no responderá
las consultas de los medios de comunicación sobre el uso de Pegasus, con fines
de espionaje a funcionarios públicos, periodistas, actores políticos, defensores de derechos humanos y más.

Forbidden Stories coordinó, junto con Amnistía Internacional, la investigación
Pegasus Project y en ella participan más de 80 periodistas del mundo de 17 medios de comunicación y organizaciones. Entre las que se encuentra Aristegui Noticias Proceso.

La compañía israelí destacó que la lista a la que accedieron durante la investigación no es de objetivos o posibles objetivos de Pegasus y tampoco están relacionados con NSO Group. Asimismo, destacaron que es falsa y errónea cualquier información que afirme que alguna de esas personas fue espiada o pretendía serlo a través de Pegasus.

NSO realizará su propia investigación

Además, subrayaron que son una empresa de tecnología y no operan el sistema, ni tienen acceso a los datos de sus clientes; aunque están obligados a rendir cuentas, si son sujetos de alguna investigación.

En este sentido, NSO agregó que investigará a fondo cualquier indicio que evidencie un mal uso de sus tecnologías y cerrará el sistema de ser necesario.

Por último, la empresa dijo que continuará con su misión de salvar vidas; ayudar a los gobiernos de todo el mundo a prevenir ataques terroristas; acabar con las redes de pedofilia, sexo y tráfico de drogas; encontrar a niños desaparecidos y secuestrados; localizar a los supervivientes atrapados en edificios derrumbados y proteger el espacio aéreo de la penetración disruptiva de drones peligrosos.