#Opinión: Chovinismo: el nacionalismo más barato

El movimiento FRENAAA, dirigido por Gilberto Lozano, y el bloque conocido como PRIAN son el más claro ejemplo del chovinismo que se vive en México. Ambos, grupos que exhiben un nacionalismo exacerbado y en algunos casos innecesario.

El movimiento FRENAAA y el PRIAN son el más claro ejemplo del chovinismo que se vive en México. Ambos exhiben un nacionalismo exacerbado.
Fotos: Especiales

Por Miguel Martín Felipe

RegeneraciónMx, 19 de febrero de 2022.- El pasado viernes 11 de febrero se organizó un ejercicio de diálogo a través de Twitter en un formato de charla virtual en vivo por audio llamado space. Esta maratónica tertulia (aproximadamente 11 horas) organizada por una cuenta llamada Sociedad Civil México tuvo como tema principal un supuesto que ha circulado con mucha fuerza dentro de la oposición: el “autoritarismo” y “visceralidad” del presidente Andrés Manuel López Obrador contra Carlos Loret de Mola.

Llama la atención el léxico con el que se calificó a dicho ejercicio, pues se lanzaron aseveraciones tales como: «todo México se congregó para defender la libertad y la democracia», «60 mil mexicanos llenamos el Zócalo de manera virtual», «México por fin comienza a despertar», «México se hartó por fin del autoritarismo», etc.

Muchas de estas frases parecerían provenir de una genuina lucha social y no de un grupúsculo privilegiado al que le sigue escociendo el cambio de régimen. Observamos entonces una paradójica apropiación del discurso de la lucha social que el conservadurismo utiliza contra un gobierno emanado de la genuina resistencia y que como movimiento conoció la represión, la censura y el verdadero autoritarismo; flagelos que en el régimen pasado no se podían denunciar con tal desparpajo.

LEER MÁS:  Líder anti AMLO se lanza contra Lilly Téllez, le apuesta 3 millones

Un elemento distintivo de la oposición que cada vez se acentúa más es el nacionalismo exacerbado, llevado hasta el límite; hasta el punto de considerar como poco menos que traidores a la patria tanto al gobierno de AMLO como a sus simpatizantes.

Este nacionalismo fanático –y un tanto absurdo, si lo pensamos bien– no se origina dentro de este movimiento opositor en particular, sino que se le identifica como una constante. Es un rasgo característico de las derechas alrededor del mundo y a lo largo de la historia, sobre todo durante el Siglo XX. El nombre con el que se le conoce popularmente es “chovinismo”, esto en honor a un personaje cuya existencia no es totalmente verificable, pero que sin duda representa ya una figura mítica en la cultura francesa. Se trata del soldado Nicolás Chauvin, quien habría peleado en la revolución francesa y posteriormente en las guerras napoleónicas, con un tesón a prueba de todo y un sentimiento nacionalista admirable dentro del propio ejército. Cuenta la leyenda que Chauvin fue condecorado por el mismísimo Napoleón con el Sable de Honor y una pensión de 200 francos.

Sin embargo, no hay registros reales de todo esto, por lo que se mantiene su estatus como una leyenda difundida para enaltecer los valores nacionalistas, sobre todo durante la ocupación Nazi que Francia sufrió durante la Segunda Guerra Mundial, de 1940 a 1944.

LEER MÁS:  Líder anti AMLO se lanza contra Lilly Téllez, le apuesta 3 millones

A partir de entonces, se denomina chovinista o chauvinista a quien exhibe un nacionalismo exacerbado y en algunos casos innecesario.

El movimiento FRENAAA y el PRIAN son el más claro ejemplo del chovinismo que se vive en México. Ambos exhiben un nacionalismo exacerbado.

Para muestra tenemos el movimiento FRENAAA, dirigido por Gilberto Lozano, y que supuestamente está encaminado a la deposición del presidente Andrés Manuel López Obrador, al grado de involucrar el nombre del mandatario en el de la organización. FRENAAA utiliza como principal estandarte la bandera de México y en todos sus eventos canta el himno nacional. Sus integrantes lo definen como un “movimiento patriota”.

Y qué decir del bloque conocido como PRIAN, donde las reivindicaciones nacionalistas más innecesarias contrastan con el enaltecimiento de Estados Unidos como autoridad moral, a cuyo gobierno instan para “poner un alto” al nuestro en materia de la venidera reforma eléctrica.

El nacionalismo es un valor muy alto que jamás se debe perder. Resulta muy necesario acompañar el despertar la conciencia política con una noción de mexicanidad que tenga perspectiva histórica y enfoque humanista. Al mismo tiempo, debemos tener cuidado para no caer en prácticas que solo prostituyen los símbolos patrios en favor de los oscuros intereses de siempre.

Sigue a Miguel Martín Felipe en:
Twitter como @MiguelMartinFe
YouTube: Al Aire con Miguel Martín
Facebook: Miguel Martín Felipe Valencia