#Opinión: Los Otros Desaparecidos

Por Ana María Vázquez

RegeneraciónMx.- No solo son los 43 de Ayotzinapa, desde la desaparición de los 43 a la fecha, se tiene un conteo aproximado de 643 desaparecidos más, en las zonas de Guerrero y Michoacán, la llamada “Tierra Caliente”, los caciques, grupos delincuenciales, y autoridades estatales coludidas han dado pie a la desaparición principalmente de jóvenes, mujeres y hombres a los que nunca vuelven a ver con vida, son llevados a la siembra de droga o como carne de cañón contra otros grupos del crimen organizado ligados al narcotráfico; las presiones y compra de voluntades ha llevado a un pequeño grupo de supuestos padres a exigir la liberación de José Luis Abarca, principal implicado en el caso Ayotzinapa, acción de la que por supuesto se deslindaron los padres de los desaparecidos y condenaron enérgicamente.

Tierra Caliente es una región con 28 municipios en las zonas de guerrero, Michoacán y el Estado de México en la que reinan diversos grupos delincuenciales, principalmente el Cártel Jalisco, la Familia Michoacana, los Caballeros Templarios; en un principio, las altas temperaturas de la región le dieron este nombre, pero luego derivó a un eufemismo por ser una zona altamente conflictiva y violenta. La riqueza natural de la zona la ha hecho un campo fértil para el crimen organizado.

La delincuencia en la zona

Las características del terreno, con cerros, sierras y barrancas han hecho complicado desde siempre el control a la delincuencia de la que se tiene noticia desde 1940; grupos caciquiles, como el de Pablo Padilla y vendettas familiares fueron los primeros focos violentos en la zona, que se caracterizó por ser refugio de delincuentes en fuga.

LEER MÁS:  AMLO: “Mucha afición para tan poco desarrollo en el futbol”

Con el apoyo de los gobiernos de Cárdenas y Alemán, se dio un fuerte impulso a la región, sin embargo, las clases menos favorecidas no gozaron de estos privilegios y continuaron en la miseria, los ejidos colectivos en los años 50 brindaron un poco de certeza a los jornaleros colectivos y los préstamos para cultivos se convirtieron en sogas que ahorcaron a los pobladores ya que las empresas extranjeras de entonces eran los que brindaban dichos préstamos. El reparto agrario justo, nunca llegó a la zona.

La desigualdad y la delincuencia sin control hicieron que se conformara el primer grupo de defensa rural hacia los años 60 hasta que a principios de los 70, sucumbieron ante la creciente delincuencia y colusión de las autoridades.

Narcotráfico.

(muchos desmienten lo siguiente y achacan el cultivo a los “chinos”) La presión norteamericana hizo que los jornaleros optaran por producir marihuana y derivados de opio en el lugar, para cubrir las necesidades de los combatientes de la Segunda Guerra Mundial; los cultivos crecieron hasta el noroeste de México, teniendo a Sinaloa como el principal proveedor. La goma de opio llegó a ser moneda de cambio en algunas regiones.

Aunque el fomento a la producción y tráfico era bien visto por autoridades mexicanas y norteamericanas, ninguno de los dos lo hacía abiertamente y desde finales de los años 50 se comenzó con el “combate frontal” a la siembra y tráfico. Desde los años 40, el ejército ha estado ahí, su actuar ha sido más en favor de los grupos de poder y del crimen organizado que de la defensa de la zona y los derechos humanos.

LEER MÁS:  Entra frente frío 13, prevén fin de semana con lluvias

El primer grupo de narcotráfico organizado llamado Cártel, surge en Sinaloa, sin embargo, la producción y tráfico por zonas se rompió por las crecientes presiones sociales y la escandalosa colusión de las fuerzas del orden, que cada vez llegaban a niveles más altos.

Años 80, José López Portillo nombra a su compadre Arturo Durazo Moreno, jefe del Departamento de Policía y Tránsito, el cargo más elevado después del presidente y con ello, se dio rienda suelta a la corrupción y el narcotráfico en el país, siendo, como después se demostró, el principal capo de México.

Para 1987, de la Madrid apoya el fraude de Carlos Salinas y lo entroniza en la presidencia, desoyendo pruebas de la CIA de que tanto él como su hermano Raúl, tenían vínculos con el Cártel del Golfo y con Juan García Abrego, conocido narcotraficante Tejano.

El narcotráfico se ha establecido en el país, las alianzas locales se volvieron internacionales y prosperaron al abrigo de las mafias y políticos a los que solo les importó su enriquecimiento personal.

Y los otros desaparecidos, los dueños de las tierras, los que solo tuvieron un jacal y un piso de tierra, nunca volverán a ser vistos, los devoraron el narco y la ambición. ¿Cuántosson exactamente?, eso nunca se sabrá.

Sigue a Ana María Vázquez en Twitter como @Anamariavazquez