Las autoridades dicen que las leyes no contemplan prisión o un llamado de atención para los padres del menor.

Regeneración, 23 de febrero de 2018.- Tras los hechos, las autoridades dicen que las leyes no contemplan prisión o un llamado de atención para los padres del menor que manejaba el Pontiac G3 al momento del accidente, aunque pudo haber existido una “omisión de ciudadanos”, esta no amerita prisión preventiva.

Respecto a esto, asociaciones civiles en defensa de los niños han desencadenado un debate con abogados, ya que algunos piensan que mientras al menor y presunto responsable de la tragedia las leyes lo protegen, a las víctimas y a sus familiares se les deja en el olvido

A pesar del debate que las posturas generan, todos coinciden en que está tragedia debe marcar un antecedente para que un caso similar no se vuelva a presentar.

Las dependencias que están involucradas en el caso; el DIF de la Ciudad de México que se encarga del bienestar del niño y la familia, también la Procuraduría capitalina dará seguimiento a las investigaciones, aunque advierten que no será castigado nadie, así lo detalla en una nota El Universal.

“El tema es muy complejo empezando porque no se puede castigar la tragedia con otra tragedia, es decir; hay que imaginarnos por todo lo que está pasando el niño de 12 años y los propios padres como para que encima, lleguen las autoridades y les digan que los van a separar y que el niño será llevado a un albergue, el shock es terrible para ambos, se debe actuar de otra manera”, detalló el abogado Gabriel Regino.