Profeco exhibe a marcas de jamón que no contienen lo que prometen

En cada producto se analizó la calidad sanitaria, calorías, carbohidratos, fécula, grasa, humedad, proteína, sodio y tipo de carne

 

Regeneración, 5 de agosto del 2020.  La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) publicó las marcas que se comercializan en el mercado mexicano y que no contienen jamón ni pavo como lo presentan en sus etiquetados.

El análisis fue publicado en la Revista del Consumidor donde se menciona que se realizaron más de 570 pruebas a 44 productos de distintas marcas marcas y clasificaciones como: Extrafino, Fino, Preferente, Comercia y Económico.

En cada producto se analizó la calidad sanitaria, calorías, carbohidratos, fécula, grasa, humedad, proteína, sodio y tipo de carne.

Las marcas que obtuvieron el peor resultado fueron: 

Sparta Cocido: se autodenomina jamón de pavo y cerdo pero solo contiene pollo

Duby: no cumple con la totalidad de carne y tiene 4.6% menos producto

LEER MÁS:  La gasolina más barata en Veracruz y Coahuila; la más cara en Aguascalientes y Jalisco: Profeco

San Rafael: contiene almidón y no está especificado en sus ingredientes

Cuadritos jamón Virginia: no cumple con el porcentaje de proteína libre de grasa

Parma Saborizada: no cumple con el 25% de reducción en sodio

Bafar: contiene 4.7% menos producto

Las marcas que resultaron mejor evaluadas son:

Fud

Zwan

Chimex

Capistrano

La Profeco recomendó a los consumidores: 

  • Puede haber algunos ingredientes que se consideren alérgenos para algunas personas como gluten, leche o soya.
  • En el mercado hay otros embutidos cuyas características a simple vista pueden ser similares a un jamón, pero que no se denominan como tal.
  • La información en la etiqueta permite no exceder niveles y de esa manera, se cuida la salud.
  • Mantenga el producto siempre en refrigeración.
  • Antes de adquirir un producto, compárelo con otros, ya que 100 gramos de jamón fino, por ejemplo, puede costar incluso lo mismo que la igual cantidad de jamón extrafino, de acuerdo con la marca.
  • Tener en cuenta que, según el grado de calidad, se emplean también otros ingredientes, además de las materias primas cárnicas que sean más baratas.
  • Algunas marcas incorporan ingredientes no cárnicos cuyo objetivo es sustituir una parte de la carne con un aporte proteico y funcional (soya), mientras que hay otros ingredientes como los almidones o las féculas de papa, maíz o chícharo; así como la carragenina, que se utiliza para aumentar la capacidad de retención de agua.