Putin quiere ser un líder eterno con fuero vitalicio

Con la entrada en vigor del fuero vitalicio no se le podrá procesar por ningún delito penal o administrativo a ningún ex presidente 

Putin

Regeneración 22 de diciembre de 2020. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, promulgó este martes modificaciones a la ley que otorgan inmunidad vitalicia a los exmandatarios de Rusia, enmiendas que amplían esas garantías y que dificultan el procedimiento para quitar el fuero en casos excepcionales.

Dichos cambios sólo benefician a su leal colaborador, Dimitri Medvediev, además de ser una medida pensada para sí mismo cuando decida dejar el cargo.

Hasta ahora se podía someter a juicio a un expresidente por delitos que cometiera en el tiempo que despachaba en el Kremlin.

LEER MÁS:  Escandalo global por precios de aceite vegetal; en Europa racionamiento

Con la modificación no se le podrá procesar por ningún delito penal o administrativo que haya podido cometer antes, durante o después de ocupar la presidencia.

Además, tampoco se podrá detener, interrogar ni juzgar por ningún delito a los familiares más directos de los expresidentes. También quedarán exentos de cateos.

La aprobación para retirar el fuero presidencial se complica más, pues, el Parlamento tendría que aprobar que se formule una acusación contra un ex presidente por un delito de alta traición.

Este deberá ser turnado a la Suprema Corte y después a la Corte Constitucional para ver si hay elementos suficientes para retirar el fuero.

LEER MÁS:  India suspende exportación de trigo y se dispara el precio

La legislación forma parte de las enmiendas constitucionales que permitieron a Putin permanecer en la presidencia hasta 2036.

De acuerdo con un sondeo el 76% de los rusos aprueba el paquete de enmiendas que permitirá a Putin permanecer en el poder 16 años más.

Putin también firmó una legislación para otorgar plaza vitalicia a los expresidentes en el Consejo de la Federación, un cargo que también provee inmunidad procesal.

La Cámara Baja de la Duma aprobó una legislación para hacer que la información sobre los empleados del sistema judicial ruso sea confidencial.