¿Quién impulsa la campaña sobre desabasto de medicamentos contra el cáncer?

En los últimos meses, el país se ha visto bombardeado por la consigna –los niños con cáncer están muriendo por falta de medicamentos– pero ¿esto es realmente cierto?

Regeneración, 5 de julio de 2021. El Gobierno de México se ha visto involucrado en una nueva ofensiva por parte de varios sectores que buscan golpear por temas de salud a la actual administración. Sin embargo, la realidad indica que la actual lucha por la distribución de medicamentos oncológicos pasó de ser contra la corrupción y abusos, para convertirse en una herramienta de uso político, dejando a los niños con cáncer en sí como su última preocupación.

El inicio del problema

A principios del sexenio, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que llevó a cabo el veto a tres farmacéuticas que de 2012 a 2018 vendieron el 62.4% de las medicinas y materiales al gobierno.

Esta decisión anunciada el 9 de abril de 2019 tachó de la lista a Grupo Fármacos Especializados, Farmacéuticos Maypo y Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico para que no pudieran participar en nuevas licitaciones “hasta que no se aclarara si no hubo influyentismo y corrupción en la venta de medicamentos del año anterior”, anunciaba el mandatario.

A la par de este anuncio, se detalló que se haría una investigación por parte de la Secretaría de la Función Pública (SFP) para indagar qué ocurrió.
El resultado llegó el 23 de enero de 2020 cuando la SFP anunció que las investigaciones llevadas a cabo arrojaron que las castigadas serían:
La farmacéutica PiSA, GRUFESA, MAYPO, DIMESA, y LOMEDIC, principales empresas señaladas de la “monopolización” en el sector y su posible relación con el desabasto de medicamentos, en especial con el metotrexato, usado para el tratamiento de personas con cáncer.

Con esta información, el presidente López Obrador señaló que su gobierno se iba a ir con todo contra la corrupción que se esparcía como “humedad” en el sector farmacéutico.

Para octubre de 2020, la Secretaría de la Función Pública anunció la inhabilitación de PiSA y Dimesa por 30 meses e impuso multas de 1.1 millones de pesos a cada una por entregar información falsa para obtener un contrato con el Instituto Mexicano del Seguro Social.

PiSA inició la guerra y la secundaron los medios

A raíz de la resolución, la empresa PiSA se encargó de manera silenciosa de llevar a cabo acciones en contra del gobierno; acostumbrados a recibir dinero a carretadas, decidieron incumplir un contrato con el Hospital Infantil de México para suministrarle 36,000 frascos de metotrexato que ya tenía, así lo denunció el subsecretario de salud, Hugo López-Gatell.

La medida se desató a raíz de que la Cofepris cerró siete de las 17 plantas de PiSA, como resultado de la denuncia sobre la muerte de un niño que recibió metotrexato en Puebla, medicamento que PiSA distribuye en el país.

“Estaban ahí, pero la empresa dijo ‘es culpa de Cofepris’ y algunos periodistas dijeron que la Cofepris era criminal porque estaba dejando a los niños sin quimioterapia. No, no. La Cofepris protegió a la población al cerrar una planta que no cumplía con las buenas prácticas de manufactura, la empresa tenía 36,000 frascos listos y en posibilidad de entregar, pero decidió no entregarlos”, dijo López-Gatell.

Este punto es importante, ya que los medios de comunicación tradicionales comenzaron a impulsar la campaña de difusión del problema sobre los medicamentos señalando que las cosas estaban mal, si bien el problema es real, los comunicadores se han encargado de dar solo los datos de un lado de la moneda.

El ejemplo claro de la embestida es lo publicado por el diario La Crónica, el cual se encargó de recalcar que el problema del monopolio de estos medicamentos se debe a que las compañías involucradas Grupo Fármacos Especializados (Fanasa), de la familia Pérez Fayad; Farmacéuticos Maypo, de la familia Arenas Wiedfeldt, y Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipos Médicos (Dimesa), del industrial jalisciense Carlos Álvarez Bermejillo fueron las más beneficiada en el sector, al adueñarse de más del 35 por ciento del gasto en compras consolidadas, durante el periodo peñista (lo que equivaldría a 303 mil 076 millones de pesos).

LEER MÁS:  Tras resolutivo de la Suprema Corte, EE.UU elimina "Quédate en México"

Sumado a esto, el informe de quienes están detrás de esta guerra se encuentran nombres de viejos “lobos de mar” de la política como Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa Patrón y Roberto Madrazo Pintado.

La empresa Grupo Fármacos Especializados S.A. de C.V. está ligada a Manlio Fabio Beltrones. Dicha empresa, como ya mencionamos, fue el proveedor preferido de la administración de Peña Nieto ya que ganó licitaciones que llegaron a los 106 mil 813 millones de pesos.

La segunda compañía registrada como proveedora de medicamentos durante el sexenio peñista fue Farmacéuticos MAYPO S.A. de C.V., otra empresa que está ligada al expresidente del PRI, Roberto Madrazo Pintado y que ganó 35 mil 149 millones de pesos de las compras consolidadas.
En tercer lugar aparece Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico S.A. de C.V, vinculada al exsecretario de Gobernación de Peña Nieto, Miguel Ángel Osorio Chong, con 34 mil 620 millones de pesos.

En esta lista también están las empresas intermediarias de medicamentos Farmacias Rack S.A de C.V. y Compañía Internacional Médica S.A. de C.V., del exlíder de los senadores del PRI, Emilio Gamboa Patrón, así como Comercializadora Pentamed S.A. de C.V., del exsecretario de Salud, José Narro Robles.
Todos estos nombres salieron a luz y fueron exhibidos en la conferencia de prensa matutina, sin embargo, pocos medios le dieron seguimiento al tema y prefirieron montar sus esfuerzos en atacar a la administración por “no atender el caso”, razonamiento equivocado porque desde 2019 se ha solicitado la compra del medicamento en el extranjero.

Lo que ocurriría después sería la lucha por poner en jaque al Gobierno de México que, sin pensarlo, salió a la búsqueda de esos medicamentos y que hasta el día de hoy sigue comprándolo a la brevedad.

“Hay medicamentos oncológicos que son mucho muy difícil de conseguir. De estos 25, cuando menos ya se tienen adquiridos 21, hasta ayer nos faltaban cuatro, dos los van a hacer de manera especial (para) nosotros en Japón, todos los días estamos viendo esto”, dijo el presidente López Obrador.

Además destacó que “sí se están distribuyendo, sí están llegando. Antes no sé cómo le hacían o no había abasto o adulteraban los medicamentos o agua destilada, como se comprobó”.

Los medios y su papel de desorientar a las masas

Tras el fracaso de la estrategia por exhibir falsedades, la jugada se cambió para ahora impulsar el caso de los padres que sufren el problema de desabasto.

Este accionar por parte de los medios de comunicación demuestra que juegan con el papel de informar pero bajo sus propios esquemas, desde magnificar las manifestaciones legítimas hasta propiciar sin máscara que quieren información exclusiva que dejaron de recibir desde que llegó la actual administración.

A través de los medios digitales y las redes sociales se ha expuesto la participación de grupos políticos en las manifestaciones en contra del gobierno por el desabasto, ese fue el caso de Rosa Nelly de la Vega, quien fue entrevistada por los medios de comunicación que cubrían la manifestación de los padres de niños con cáncer donde tomaron la entrada de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

De la Vega señaló que, aunque no es madre de un niño con cáncer, ella se solidarizaba por la falta del medicamento. ¿Por qué un político tiene que estar participando de forma central en el acto? Se entendería si sufriera por el problema pero va más allá de la solidaridad hacia la manifestación.

Excandidata a diputada local encabeza manifestación de niños con cáncer vs el gobierno

 

LEER MÁS:  Claudia Sheinbaum, la más confiable para continuar con la 4T, revela sondeo

Esto quedó demostrado al darse a conocer que 13 padres de niños con cáncer acudieron a la Fiscalía General de la República (FGR) para presentar una denuncia contra el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell.

Los padres de los niños acusaron al funcionario por “genocidio”, pues aseguran que no han recibido el medicamento oncológico.
Las personas que presentaron la denuncia contra López-Gatell dejaron como “domicilio para oír notificaciones” Benjamín Franklin #84, quinto piso, en la colonia Escandón, Ciudad de México, el mismo de la sede nacional del PRD.

Padres de niños con cáncer, con el mismo domicilio del PRD

A este caso también se le suma el de Israel Rivas Bastida, uno de los líderes del movimiento de padres con niños con cáncer quien ha sido cuestionado por militar en el Partido Acción Nacional (PAN).

Este acto fue denunciado por el medio 24 Horas el cual señala que en el portal https://www.rnm.mx/Padron, Israel Rivas Bastida es miembro activo del PAN desde el 1 de septiembre del 2006, en el municipio de San Cristóbal de las Casas en Chiapas.

El historial de este hombre no sólo se enfoca en su registro, sino que también fue representante suplente del PAN en el distrito 05 en Chiapas en 2009.
¿Y los medios? Quedaron expuestos con la última manifestación ya mencionada, cercano el tiempo de iniciar el bloqueo, la presencia de los medios fue mayoritaria a la de los ciudadanos como fue denunciado en las redes sociales.

Uno de los ejemplos de su intento por querer controlar la realidad, se dio en el noticiario estrella de Milenio, el encabezado por Azucena Uresti quien en su editorial, y al presentar la nota del bloqueo al aeropuerto de la CDMX, pidió al subsecretario López-Gatell a dar la cara por las declaraciones dadas al programa Chamuco TV donde señaló que hay poderes fácticos que buscan tumbar con este problema al gobierno, pidiéndole que asistiera a su programa para presentar las pruebas de sus dichos. ¿Es esto el regreso de Jacobo Zabludovsky y la búsqueda de la verdad absoluta?

Si juntamos todos estos puntos, la información expuesta y el actuar de los involucrados, queda clara una cuestión; ¿acaso buscan que se regrese al viejo sistema de adquisición de medicamentos y que los de siempre se sigan beneficiado del mismo?

¿Otro ejemplo? Lo dicho por uno de los comunicadores que se han mostrado en contra de la administración actual, Víctor Trujillo, quien habló para el medio “Letras Libres” de otro ‘sin máscara’ en contra de la administración de López Obrador, Héctor Aguilar Camín.

Ahí, el señor Trujillo señaló: “los de antes eran corruptos pero sabían dónde comprar medicamentos”, afirmando que a pesar del saqueo se tenían las cosas. ¿Son o se hacen?

¿Los golpes a la lucha y transformación al país son de a gratis? Esto comprueba que no.