Reflujo y cáncer, principales enfermedades gástricas en México

El reflujo puede presentarse en la mayor parte de la población, pero cuando sobrepasa los parámetros normales se convierte en enfermedad


Regeneración, 19 de enero de 2020. El reflujo gastroesofágico y el cáncer de estómago son dos de las principales enfermedades gastroenterológicas que afectan a la población mexicana, afirmaron especialistas del Hospital General de México «Eduardo Liceaga».

Durante el Concurso Internacional de Conocimientos Médicos (CICoM), el médico cirujano Eduardo Pérez Torres señaló que el reflujo gastroesofágico puede presentarse de manera fisiológica en la mayor parte de la población, pero cuando sobrepasa los parámetros normales se convierte en enfermedad.

Explicó que el reflujo se produce debido a un contenido gástrico que viaja hacia el esófago en relación a una presión inferior de seis mmHg

Esto también ocasiona sensaciones de quemadura, también conocida como pirosis, y regurgitación.

Ante esta situación, “es necesario realizar el diagnóstico y tratamiento adecuados”, alertó el especialista en la Gaceta de la Facultad de Medicina, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

LEER MÁS:  Descubren fósil marino de 465 millones de años en España

Por su parte, el coordinador de la Clínica de Cirugía de Tracto Digestivo Superior, Agustín Etchegaray Dondé, mencionó que el cáncer de estómago es la neoplasia más frecuente del aparato digestivo, al representar una tasa de 3.4 casos por cada 100 mil habitantes en México.

También es la segunda causa de muerte por tumores malignos, tanto en hombres como en mujeres.

Por lo que, dijo, la sospecha clínica es vital para ofrecer un tratamiento multidisciplinario y oportuno.

Esta enfermedad no suele presentar síntomas en etapas iniciales, sino hasta que se encuentra en estado avanzado.

Cuando esto último ocurre hay pérdida de peso, anemia, masa abdominal palpable y vómito persistente.


Nueces generan bacterias benéficas para el revestimiento intestinal
Investigadores también descubrieron que algunas bacterias estaban relacionadas con cambios en la presión arterial y en los niveles de colesterol.

Regeneración, 17 de enero del 2019. El consumo de nueces como parte de una dieta saludable podría estar asociado con el aumento de bacterias intestinales buenas.

LEER MÁS:  Nuevas reglas de Jóvenes Construyendo el Futuro, beca aumenta: STPS

Estoo contribuiría a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, según un estudio publicado en el Journal of Nutrition.

“La evidencia sustancial muestra que pequeñas mejoras en la dieta benefician enormemente la salud».

«Por lo que comer dos o tres onzas de nueces al día podría ser una buena manera de mejorar la salud intestinal y reducir el riesgo de enfermedad cardíaca”, dijo la responsable del estudio, Kristina Petersen, de la Universidad de Pensilvania.

La investigación

Para llegar a esta conclusión, los investigadores reclutaron a 42 personas de entre 30 y 65 años con sobrepeso u obesidad .

Antes de comenzar el estudio, recibieron una “dieta estadounidense” basada principalmente en grasas saturadas durante dos semanas.

LEER MÁS:  Beatriz Gutiérrez lamenta muerte de Fátima, manda pésame a familia

Posteriormente, fueron asignados a una de tres dietas: una que incluía nueces enteras, otra sin nueces pero con la misma cantidad de ácido alfa-linolénico (ALA) y ácidos grasos poliinsaturados, y una más que sustituía parcialmente el ácido oleico por la misma cantidad de ALA.

Bacterias benignas para e estómago

Para analizar las bacterias en el tracto gastrointestinal, los investigadores recolectaron muestras fecales 72 horas antes de que los participantes terminaran ambas dietas.

Con ello, encontraron que las nueces eran capaces de enriquecer a bacterias que se han asociado con la protección del revestimiento intestinal.

 

También descubrieron que algunas bacterias estaban relacionadas con cambios en la presión arterial y en los niveles de colesterol en la sangre.

Esto debido a que las nueces proporcionan ácidos grasos, fibra y compuestos bioactivos, lo que puede ayudar a generar metabolitos beneficiosos.