Senado aprueba reformas para erradicar violencia de género

En el Senado se aprobaron, por unanimidad, reformas para erradicar la violencia política en contra de la mujer y garantizar la paridad de género

Regeneración, 12 de marzo de 2020. El Pleno del Senado aprobó el dictamen que reforma siete leyes para prevenir, sancionar y erradicar la violencia política contra las mujeres.

Entre las que destaca imponer de dos a siete años de prisión y de 200 a 400 días multa a quien cometa este delito en materia electoral.

Los senadores dedicaron la sesión a promover acciones legislativas que protejan, amplíen y salvaguarden los derechos de las mujeres y niñas, en el marco del Día Internacional de las Mujeres.

Los legisladores modificaron el proyecto enviado por la Cámara de Diputados para precisar que la violencia política en razón de género es toda acción u omisión, ejercida dentro de la esfera pública o privada, que tenga por objeto limitar, anular o menoscabar el ejercicio efectivo de los derechos políticos y electorales de una o varias mujeres.

LEER MÁS:  Por falta de miembros PRD y PES sin bancada en Senado

También el impedir a las mujeres el acceso al pleno ejercicio de las atribuciones inherentes a su cargo, labor o actividad, el libre desarrollo de la función pública, la toma de decisiones.

Así como la libertad de organización, así como el acceso y ejercicio a las prerrogativas correspondientes a una precandidatura, candidatura o a un cargo público.

Violencia política

El documento especifica que la violencia política contra las mujeres puede expresarse al restringir o anular su derecho al voto libre y secreto.

Además de obstaculizar sus derechos de asociación y afiliación a todo tipo de organizaciones, e impedir su registro como candidatas.

LEER MÁS:  Por falta de miembros PRD y PES sin bancada en Senado

También al realizar o distribuir propaganda política o electoral que calumnie, degrade o descalifique a una candidata basándose en estereotipos de género, entre otras prácticas.

El dictamen señala que corresponde al Instituto Nacional Electoral y a los Organismos Públicos Locales Electorales promover la cultura de la no violencia.

Así como incorporar la perspectiva de género al monitoreo de transmisiones sobre las precampañas y campañas electorales en los programas de radio y televisión que difundan noticias.