Senador Belisario Domínguez asesinado tras discurso contra Huerta

Belisario Dominguez, senador chiapaneco, sin temor enfrentó al usurpador Huerta. La patria honra su ejemplo ¡Viva la Revolución! ¡Muera el mal gobierno!

Regeneración, 7 de octubre de 2019. El 7 de octubre de 1913 fue asesinado el legislador Belisario Domínguez, que exigía la renuncia del presidente usurpador Victoriano Huerta y buscaba que el Senado de la República asumiera dicha exigencia.

Por ello también a partir de 1953, el Senado de la República instituyó la medalla Belisario Domínguez cada 7 de octubre, a un mexicano distinguido.

Nació en Comitán, Chiapas en 1863, en el seno de una familia acomodada, lo que le permitió estudiar medicina en París, donde obtuvo el título de médico cirujano y partero.

LEER MÁS:  Manuel Altamirano, padre de la literatura nacional, nace en Tixtla

En 1902 se mudó a Ciudad de México y en 1903 comenzó a involucrarse en los asuntos públicos.

Fundó el periódico El Vate, en el cual publicó artículos principalmente contra el gobernador porfirista de Chiapas, Rafael Pimentel.

En 1909 ganó la elección a presidente municipal del pueblo que lo vio nacer.

En 1912 fue electo senador suplente por Chiapas y el 3 de marzo de 1913, al morir el propietario del cargo, Leopoldo Gout, ocupó la curul.

Domínguez llegó al Senado cuando los acontecimientos de febrero de 1913, que trajeron como consecuencia el asesinato del presidente Francisco I. Madero.

LEER MÁS:  Nace Sor Juana en Estado de México [fragmento poema de amor]

Su resistencia a reconocer el gobierno del general Huerta no se hizo esperar.

Para responder al informe que Huerta rindió ante el Congreso el 16 de septiembre, Domínguez redactó un discurso que significaba un duro golpe político para el general.

La disertación no recibió la aprobación del presidente del Congreso, por lo que el senador Domínguez la imprimió e hizo circular por su cuenta.

El 23 de septiembre siguiente, Domínguez subió a la tribuna del Senado para llamar asesino y desequilibrado mental a Huerta.

El 29 de septiembre exhortó a los legisladores a cumplir con su deber de implantar el orden y para ello solicitaba ser comisionado para pedir la renuncia de Huerta.

LEER MÁS:  Villa toma Ciudad Camargo en manos de los constitucionalistas

Le costó la vida. La noche del 7 de octubre dos hombres lo sacaron del hotel donde se hospedaba.

Ya no se supo de su paradero hasta unos días después, cuando su cadáver fue encontrado en una fosa, a la orilla del cementerio de Coyoacán.

Este artero crimen provocó un gran clamor público.

Por su parte, Huerta, en el afán de acabar con la oposición en el Congreso, disolvió la Cámara de Diputados pocos días después.

cargando...