Ucrania, cuna de maravillas artísticas y bellas tradiciones

Aunque Ucrania ha ocupado la conversación en los últimos días por su conflicto bélico y político con Rusia, lo cierto es que la historia de este país tiene mucho más que admirar que lamentar: arte, deporte, cultura y tradiciones que lo ponen en un sitio destacado.

La historia de Ucrania tiene mucho más que admirar que lamentar: arte, deporte, cultura y tradiciones lo ponen en un sitio destacado.
Fotos: Especiales

Por Karla Trejo

RegeneraciónMx, 27 de febrero de 2022.- Ucrania protagonizó la conversación del mundo en esta semana, gracias a la invasión rusa en su territorio, convirtiéndose –como si no fuera suficiente con la pandemia por coronavirus– en un nuevo punto rojo en la historia moderna universal. Pero, esta vez, en RegeneraciónMx no hablaremos del conflicto bélico que enfrenta ni de su situación política, sino de su cultura y sus tradiciones.

Empecemos por mencionar su territorio, el cual contempla poco más de 603 mil kilómetros cuadrados y da albergue a unos 43 millones 745 mil habitantes. Y, por si te lo preguntas, está ubicado en el continente europeo, justo en medio de Rusia, Bielorrusia, Polonia, Eslovaquia, Hungría y Moldavia. Por lo tanto, sus grupos étnicos se componen de todas estas nacionalidades.

La historia de Ucrania tiene mucho más que admirar que lamentar: arte, deporte, cultura y tradiciones lo ponen en un sitio destacado.

Dicho esto es momento de recordar uno de los eventos que pusieron a Ucrania en el ojo mundial hace 36 años: la explosión de la planta nuclear de Chernóbil, ubicada al norte del país y que perteneció a la Unión Soviética, motivo por el que ahora es de suma importancia en el enfrentamiento de este país con Rusia.

¿Qué sucedió, entonces? El 26 de abril de 1986, el sector número cuatro de la central explotó y sus partículas contaminaron 142 mil kilómetros cuadrados. En el estallido murieron 31 empleados de la planta, pero después siguieron miles de fallecimientos por la radiación emitida, lo cual causó gran controversia porque el gobierno intentó ocultar los verdaderos alcances de la tragedia, prohibiendo, incluso, que los médicos mencionaran “radiación” en las actas de defunción o los diagnósticos.

Prípiat, la ciudad más cercana a la planta nuclear y que, en ese entonces, tenía unos 50 mil habitantes (entre ellos, varios trabajadores de Chernóbil), resultó gravemente afectada. Se quedó vacía y prácticamente transformada en sitio catastrófico y desolado, que en un tiempo era sólo visitado por expertos, pero cada vez más por turistas, sobre todo después de la serie Chernobyl, producida por la cadena HBO.

La historia de Ucrania tiene mucho más que admirar que lamentar: arte, deporte, cultura y tradiciones lo ponen en un sitio destacado.

Sin embargo, más allá de las tragedias, Ucrania ha sido cuna de grandes exponentes del deporte, la música y otras artes. Por ejemplo, según un diario digital de España especializado en temas deportivos, entre los 100 atletas masculinos más grandes del siglo XXI hay un ucraniano: Vladimir Klichko, considerado el mejor boxeador peso pesado con 23 defensas del título mundial en dicha categoría, casi igualando al estadounidense Joe Louis, mejor conocido como ‘El bombardero de Detroit’.

LEER MÁS:  Opción nuclear si occidente envía tropas a Ucrania: Putin

En el arte y la cultura

Desde las artes plásticas hasta el cine y la música, Ucrania ha tenido un importante lugar en Europa y el resto del mundo. Vio nacer a inicios de los 1800 al escritor Nikolai Gogol, quien dio paso a la narrativa realista y fue seguido por otros grandes del género. Su principal obra, según las biografías oficiales, fue Almas muertas, que escribió cuando tuvo que mudarse a Roma en 1842, obligado a salir de su país por escribir una sátira sobre la corrupción de la burocracia.

Otro de los grandes literatos de la historia ucraniana es Tarás Shevchenko. Nació en 1814 en la actual provincia de Cherkasy y, gracias a su talento, consiguió ser llamado ‘El poeta de Ucrania’, y no sólo por sus méritos en el arte de las letras, sino también por su activismo en defensa de la identidad ucraniana, reprimida por los rusos. Tanta fue su influencia en la historia de esta nación que su persona quedó perpetuada en uno de los billetes, convertido en un ícono popular.

La historia de Ucrania tiene mucho más que admirar que lamentar: arte, deporte, cultura y tradiciones lo ponen en un sitio destacado.

Por el lado de las artes plásticas hay que hablar de Karlo Zvirynskyi, nacido en 1923 y fallecido en 1997. Fue un pintor y educador controversial en la historia de Ucrania, gracias a las lecciones privadas e ilegales que impartía, heredando su postura siempre inconformista a las siguientes generaciones de pintores. Su trabajo, que fue suprimido durante el dominio soviético en su país, se centró en el arte abstracto y el experimento con las texturas y el color, caracterizado por la saturación de objetos en sus obras.

De acuerdo con medios como La Nación, dos de los referentes de la arquitectura moderna en Ucrania son el Instituto Ucraniano de Información Científica y Técnica, de inspiración de Florian Yuriev y llamativo por parecer una nave espacial, y el edificio de la Empresa Pública de Radiodifusión, conocido como ‘el lápiz’.

La historia de Ucrania tiene mucho más que admirar que lamentar: arte, deporte, cultura y tradiciones lo ponen en un sitio destacado.

Además, este país, que a inicios de los 1900 perteneció a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), puede contar una amplia lista de museos representativos de la arquitectura moderna, como el Museo Nacional de Arte de Ucrania, el Museo Khanenko, el Museo Nacional Andrey Sheptytsky y el Museo de Bellas Artes de Odesa, donde se conservan grandes pinturas de la edad media, el arte sacro y la época barroca.

Ucrania también tiene edificaciones consideradas por la Unesco como Patrimonio Histórico de la Humanidad, entre ellas la Catedral de Santa Sofía, el Centro Histórico de Leópolis, el Monasterio de las Cuevas de Kiev, el arco geodésico de Struv y las iglesias de los Cárpatos y Quersoneso.

La historia de Ucrania tiene mucho más que admirar que lamentar: arte, deporte, cultura y tradiciones lo ponen en un sitio destacado.
Catedral de Santa Sofía

En el cine y el teatro, Ucrania no se queda atrás. También ha destacado en el mundo con filmes premiados en grandes y prestigiados festivales, como Sundance y Cannes. Pero, también tiene sus propios eventos cinematográficos, como el Festival de Odesa y el Festival Molodista. En temas teatrales, el país de bandera amarilla y azul cuenta con más de 400 lugares públicos y privados para la apreciación de este arte, aunado al auge que ha tenido en los últimos años de teatro independiente y experimental.

LEER MÁS:  Opción nuclear si occidente envía tropas a Ucrania: Putin

Coronas de flores y otras tradiciones

Ucrania tiene varias tradiciones a lo largo del año, como la Navidad y la Pascua de Resurrección, que comparten con otras naciones incluso de occidente. O algunas propias como la Fiesta de San Juan y las tradiciones de otoño. Pero, sin duda, una de las más emblemáticas de este país europeo es el uso y la creación de coronas de flores, mejor conocidas como ‘vinok’, para las bodas.

Estas coronas, elaboradas con flores, trenzas de cáñamo, conchas, plumas y hasta papel aluminio y cera, las usan las niñas y las jóvenes como símbolo de pureza y fertilidad. Su origen, según algunos datos históricos, está antes del siglo X, previo a la entrada del cristianismo en la cultura eslavo-oriental; sin embargo, en la actualidad se han convertido en un elemento indispensable de las bodas y festivales a modo de un renacimiento de la cultura tradicional ucraniana.

La historia de Ucrania tiene mucho más que admirar que lamentar: arte, deporte, cultura y tradiciones lo ponen en un sitio destacado.

Con base en un reportaje realizado por National Geographic, se sabe que, con los años, las coronas de flores –o ‘vinok’– han adquirido gran popularidad y demanda, al igual que los tradicionales vestidos y las camisas bordadas (vyshyvankas), llenos de colores azul, blanco y rojo.

Otra de las tradiciones más representativas de los ucranianos es la Fiesta de San Juan (Ivana Kupala), que se celebra el día del solsticio de verano (por la noche del 6 al 7 de julio) y en honor al sol. Esta fiesta está llena de rituales en honor al fuego, las hierbas y el agua.

En esta fiesta, las mujeres también usan las emblemáticas coronas de flores y las lanzan al agua para conocer su futuro: si la ‘vinok’ flota significa que la joven se casará ese mismo año, pero si se ahoga entonces tendrá que esperar la llegada del ser amado. Mientras tanto, los hombres (valientes) saltan sobre el fuego y, después, todos, a la media noche, buscan flores de helecho para intentar ver y conocer su porvenir.

Ucrania es mucho más que un país atacado por el ejército ruso…