AMLO sólo busca impulsar el desarrollo económico y pone los intereses de la población mexicana por encima de unos cuantos privados que sólo se han enriquecido con la electricidad.

Válido y justificado, el proyecto eléctrico de AMLO

Regeneración, 29 de marzo de 2021. La independencia energética es uno de los ejes de la agenda presidencial de Andrés Manuel López Obrador para impulsar el desarrollo económico del país.

Sin duda quiere el control del sector y evitar la dependencia que existe tanto del sector privado como de otros países.

La política energética del presidente no solamente tiene razón de ser, también tiene todo el derecho ya que prioriza los intereses de su población a los intereses lucrativos y de corto plazo de las empresas, asegura en un editorial el diario La Opinión.

De lograr su objetivo, el presidente mexicano habrá dando un paso importante en la estabilidad económica y social.

Pero además, destaca que ese es también un interés primordial de su vecino Estados Unidos.

Los grandes ganadores de la reforma de Peña

El diario destaca que la reforma energética impulsada por el entonces presidente Enrique Peña Nieto hizo que compañías privadas de México, Estados Unidos, Canadá y Europa se convirtieran en las mayores proveedoras de electricidad que luego venden al gobierno en subastas.

LEER MÁS:  AMLO envió nota diplomática a EU; pide frenar financiamiento a MCCI

Incluso asevera que de los 109 participantes en la generación de electricidad en México, 102 son compañías privadas de capital nacional y extranjero.

Los cambios permitieron el enriquecimiento de unos pocos. Agrega como ejemplo el hecho que en California, en 2000 y 2001, los ejecutivos de Enron tomaron decisiones sin escrúpulos que los beneficiaban personalmente.

En el entorno no regulado creaban interrupciones en el suministro eléctrico, perjudicando a millones de californianos y elevando artificialmente los costos de la energía.

Lo anterior resultó en la pérdida para California de 70,000 millones, estremeció a los mercados de todo el mundo y llevó a la destitución del entonces gobernador Gray Davis.

Otro ejemplo es el desastre energético en Texas, durante las heladas de febrero, que dejaron al descubierto el poco control del estado.

4.5 millones de texanos quedaron sin electricidad ya que Texas había aislado su red eléctrica de las nacionales para impedir la supervisión federal.

El presidente revierte el rezago del sector energético

La Ley de la Industria Eléctrica sólo busca revertir el rezago de la industria nacional y acabar con la dependencia.

LEER MÁS:  TEPJF exonera a AMLO por informe de gobierno del 30 de marzo

“Así cumple el actual presidente una meta largamente acariciada de anular los cambios de 2013, que había denunciado como reformas que privatizaban y desmantelaban al Estado”, asegura La Opinión.

Los ataques a la reforma de AMLO

Los ataques a las acciones de López Obrador eran de esperarse ya acaban con los privilegios de “empresas estadounidenses o canadienses que operan en México; además de los principales partidos políticos: PAN, PRI, MC y PRD, que prometen lucha sin cuartel. La Cámara de Comercio de EE.UU.”

Lograron frenar temporalmente la ley, con el argumento de que viola el Tratado México-Estados Unidos-Canadá, algo que rechaza AMLO, ya que asegura que en 2018 había llevado a que se retirara del acuerdo todo un capítulo sobre energía.

Las decisiones presidenciales están justificadas

Al final, las lecciones son claras. Cuando las industrias energéticas están dirigidas sólo por entidades con fines de lucro, aumenta la amenaza de inestabilidad nacional.

Todo lo cual lleva a justificar los esfuerzos del presidente López Obrador.