Compartir

Defensores corren mayores peligros en Guerrero, Oaxaca y Chihuahua. Solo 3% de los casos siguen proceso judicial

Regeneración, 4 de diciembre del 2018. Defensores asesinados durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, suman 61, según el informe Desde la Memoria… la esperanza, que documenta 159 defensores asesinados, a las que se sumaron dos en noviembre con lo que totalizan 161 en el sexenio, más 40 periodistas.

Para la Red Todos los Derechos para [email protected], ” a lo largo de este sexenio documentamos como el Estado mexicano no ha sido capaz de responder a la crisis de violencia contra las personas defensoras de derechos humanos”

Guerrero, Oaxaca y Chihuahua los estados más peligrosos para ejercer la defensa de derechos humanos, indicaron.

La defensa de derechos humanos es una opción por la vida y la libertad, indicó la Red.

Agregaron que “en ese sentido podemos afirmar que las personas defensoras somos facilitadoras de la esperanza, porque desde nuestras trincheras diversas luchamos por la dignidad y la justicia”.

Eso es lo que nos une: la esperanza.

Resulta pavorosamente contradictorio que teniendo esta noción de esperanza, hoy estemos aquí para hablar de las 161 personas defensoras y 40 periodistas asesinadas de manera impune entre diciembre de 2012 y noviembre de 2018.

LEER MÁS:  Brasil, denuncian plan para asesinar a líder de izquierda Marcelo Freixo

Esto demuestra “de manera contundente que el sexenio que termina fue letal para las voces disidentes:

Datos dolorosos, que se vuelven vidas desgarradas para un país que se ostenta democrático y que, oficialmente, no se encuentra en guerra”, precisó la red defensora de derechos.

El mensaje es claro: se busca inhibir la lucha por la justicia y por los derechos- aclararon.

La Red lanzó una pregunta y su respuesta:

Pero ¿Está cifra inaceptable significa que ya no hay lugar para la esperanza? ¿significa que debemos huir, escondernos y tratar de proteger nuestra vida a cambio de lo que nos une como pueblos, como colectividades: como personas?

De ninguna manera

Como Red respondemos a esta realidad con convicción de esperanza y de memoria.

Eso nos han enseñado pueblos, comunidades y víctimas.

Hoy estamos aquí para conmemorar la esperanza y retomar la estafeta de las tantas luchas que nuestra sociedad requiere.

Hoy estamos aquí para decirles a nuestras compañeras y compañeros que su muerte no es ni será inútil.

No lo permitiremos.

Por eso queremos dejar constancia clara de la impunidad que el Estado ha ofrecido a estas víctimas.

Según solicitudes de información hechas a Procuradurías/Fiscalías, solo el 3% de los casos de personas defensoras asesinadas se encuentran judicializados.

LEER MÁS:  Carta de 7 periodistas amenazados de muerte en Oaxaca

Las investigaciones por asesinato de personas defensoras, activistas, líderes sociales suelen ignorar su actividad como causa del asesinato.

Como Red TDT, a lo largo de este sexenio documentamos como el Estado mexicano no ha sido capaz de responder a la crisis de violencia contra las personas defensoras de derechos humanos.

Su respuesta se ha limitado a la acción del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras y Periodistas operado por la Secretaría de Gobernación, que tiene solo medidas reactivas y no obedece a las necesidades específicas de las personas beneficiarias.

Este año, incluso, el Fideicomiso que dota de recursos al Mecanismo se quedó sin recursos, colocando en mayor situación de riesgo a 727 personas defensoras y periodistas.

La situación tiene matices importantes:

Por lo menos 42 de 159 personas defensoras asesinadas pertenecían a un pueblo indígena, entre los que se encuentran: yaqui, rarámuri, wixarika, purépecha, nahua, zapoteco, mixe, mixteco, tzotzil, triqui.

Según la documentación los estados más peligrosos para defender los derechos humanos son: Guerrero (28% de los casos), Oaxaca (20%) y Chihuahua (11%).

El 40% de las personas asesinadas eran defensores/as comunitarios/as, es decir, ejercían su derecho a defender derechos humanos en su comunidad o entorno más cercano. Gran parte de estos se enfocaban en la defensa de DESCA y Tierra y territorio.

El Saldo de este sexenio es de

-más de 37 mil personas desaparecidas y casi 120 mil asesinadas.

LEER MÁS:  Senado otorga medalla Belisario Domínguez a Payán y Scherer

-8 feminicidios diarios.

-Una crisis migratoria sin precedentes.

-Más de 500 conflictos socioambientales.

-Así como casos emblemáticos de violaciones graves de derechos humanos (Tlatlaya, Ayotzinapa, Nochixtlán) y de corrupción en las altas esferas de gobierno (Casa Blanca, Odebrecht, Estafa Maestra).

La lucha de todas estas personas fue interrumpida de forma violenta, pero no así sus ideales y sus convicciones, no sus sueños ni la memoria de su lucha justa por un mundo diferente.

Ahí está la esperanza.

En todas esas personas que durante y ahora tras estos 6 años persisten en la defensa de derechos humanos, en este servicio por la vida.

La esperanza está en los aprendizajes, logros y siembras de aquellas personas que aunque ya no están, continúan presentes en su espíritu combativo y digno.

https://www.facebook.com/RedTDT/videos/192590681648268/

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook