Con las Zonas Económicas Especiales se avista una nueva devastación para Oaxaca

Más de 250 participantes del foro “Zonas Económicas Especiales (ZEE) y sus implicaciones en la vida comunitaria y al medio ambiente”, rechazaron los proyectos de muerte y despojo que trae consigo la implementación de las ZEE en territorio Oaxaqueño e indicaron que, de aplicarse, la naturaleza del Istmo sería devastada.

Regeneración, 28 de junio de 2017.- Los pueblos originarios y organizaciones sociales convocan a “legitimar el derecho a la rebeldía para defender su territorio frente a las políticas depredadoras de un gobierno colonialista y corrupto (de Enrique Peña Nieto) que renuncia a sus responsabilidades y solo presta oídos a las empresas transnacionales y a los gobiernos extranjeros imperialistas”.

Luego del Foro sobre las “Zonas Económicas Especiales (ZEE) y sus implicaciones en la vida comunitaria y al medio ambiente”, realizado el pasado 22 de junio en el Zócalo de Oaxaca con la participación de más de 250 participantes de diversas organizaciones, los pueblos manifestaron que “el territorio es parte de nuestra memoria” y por ello están convocando a defenderlo.

LEER MÁS:  Rezago en entrega de tarjetas a adultos mayores por falta de documentos

Dijeron que las intenciones del gobierno son evidentes pues “han anunciado y promovido mineras, nuevos parques eólicos, subestaciones eléctricas y líneas de transmisión, siderúrgicas, gasoductos y terminales de gas, presas hidroeléctricas, construcción de vías férreas y carreteras. Todas estas industrias de despojo y destrucción se agrupan, organizan y legitiman desde el andamiaje legal, fiscal y administrativo que provee la ley de las ZEE y las llamadas reformas estructurales.

Agregaron que “se avizora una nueva oleada de devastación para el Istmo y para todo el Estado. El capital internacional y la élite política mexicana se ciernen sobre el territorio oaxaqueño con avaricia, avidez y rapacidad. Son los nuevos tiempos de un capitalismo cada día más burdo, delirante y genocida”.

En ese encuentro acordaron realizar una “campaña masiva de contrainformación sobre las ZEE y los megaproyectos”, y realizar foros regionales y estatales “para el fortalecimiento de la defensa de nuestros territorios”.

Asimismo, hicieron un llamado para “fortalecer nuestras asambleas y autoridades comunitarias y a construir caminos por la defensa de la tierra y el territorio, y contra cualquier proyecto invasivo y destructivo que atente contra la vida comunitaria de nuestros pueblos”.

LEER MÁS:  Fuerte potencial de lluvias en Jalisco, Colima, Oaxaca y Tamaulipas

Con la falacia de la modernidad, las comunidades se quejaron que han perdido su tierra y el control sobre su entorno; se han destruido acuerdos y dinámicas comunitarias que los pueblos hemos construido por siglos.

Lo preocupante es que en meses recientes se anunció la creación de las Zonas Económicas Especiales (ZEE); dentro de las áreas asignadas, se señala al Istmo, pero lo que viene tendrá impactos en todo el Estado.

Los participantes en el foro advirtieron que con las palabras “progreso, desarrollo y empleo” se pretende repetir el ciclo de destrucción, robo y explotación que ha caracterizado a estos proyectos que hoy, el Estado Mexicano promueve a través de las ZEE sin revisar la historia.
Recordaron la construcción de la presa Benito Juárez en Jalapa del Marqués y la creación del distrito de riego 19 que contribuyeron al debilitamiento del río Tehuantepec y la destrucción irreparable de la cubierta vegetal en la zona.

LEER MÁS:  Charal, mojarra y sardina en peligro de extinción por actividad humana

Además, hablaron sobre la Refinería “Antonio Dovalí Jaime” y la industria petrolera encareció la vida, destruyó la pesca ribereña y de altura en el Golfo de Tehuantepec, además se convirtió en un foco de contaminación y riesgo regional.

Los pueblos originarios, organizaciones sociales y la ciudadanía, dijeron, están convocados a defender el territorio y los diferentes modos de vida, además a “exigir la vigencia de nuestros derechos, a legitimar el derecho a la rebeldía y el respeto a nuestra palabra y a ser sujetos de nuestro destino y no objetos de las políticas depredadoras de un gobierno colonialista y corrupto que cada vez renuncia más a sus responsabilidades y solo presta oídos a las empresas transnacionales y a los gobiernos extranjeros imperialistas”.

Con información de EDUCA Oaxaca y Página 3

cargando...