Casi no se recuerda que el 8 de julio es el Día del Árbol y el mes de julio el Mes del Bosque, cuando su existencia está estrechamente relacionada con el cuidado humano.

Regeneración, 31 de julio de 2020. Para la SEMARNAT es importante recuperar la importancia de recordar estas fechas, pues en 1985, durante el sexenio de Miguel de la Madrid, comenzaron las acciones neoliberales por desaparecer los órganos forestales de cuidado de los árboles y bosques, despareciendo la Subsecretaría Forestal; se desvaneció el enfoque prioritario de procurarlos.

Desapareció el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales que contaba con investigadores mexicanos con reconocimiento a nivel mundial, así como con más de 100 diferentes áreas de experimentación e investigación, sustituyéndolas por técnicas de explotación agrícola.

No obstante, en 1986, el grupo de la administración que peleaba por recuperar los estudios forestales logró que se publicara la Ley Forestal, que promovió mapeo de cuencas hidrográficas, desarrollo social y financiamiento de la actividad forestal a nivel nacional.

Hoy en día, 11 millones de personas dependen de las áreas forestales del país y 3.4 de éstas pertenecen a Pueblos Originarios, por ello la importancia de asociar el trabajo comunitario al cuidado de los bosques, pues, están intrínsecamente ligados.

Se sugiere pasar de la reflexión a la acción, pues el anterior modelo neoliberal basaba la riqueza en la explotación, sin importar la prevalencia de los pulmones naturales de las regiones del país y del mundo.