Compartir

Antes de terminar la 63 legislatura, diputados se gastaron los 614 millones de pesos que quedaba y dejaron en ceros las cuentas bancarias.

 

Regeneración, 13 de septiembre de 2018.- Los diputados de la anterior legislatura se tomaron en serio en “año de hidalgo” y vaciaron las cuentas bancarias del Congreso antes de entregarlas a los nuevos legisladores.

Según Reforma, los últimos informes financieros de la 63 legislatura, entre marzo y agosto de 2018, las fracciones parlamentarias recibieron y se gastaron 485.2 millones de pesos, pero también arrasaron con 128.8 mdp en “guardaditos” de semestres anteriores, es decir, al final se gastaron 614 millones de pesos.

LEER MÁS:  Impedirá Morena bonos de ‘bienvenida’ de casi 400 mil pesos por senador: Martí Batres

El partido que más gastó fue el PRI, que en plena campaña electoral recibió 188.2 millones y se gastó 245 millones, porque tenía saldos ahorrados de semestres anteriores.

No hay claridad sobre el destino del dinero que administró el PRI, pero destinó 40 mdp a “servicios profesionales”, 8.3 mdp a “transferencias internas” y 173 millones a “otros servicios generales”.

El mismo caso sucedió en el PAN que recibió 105 millones y erogó 124.2, pues tenía una saldo previo de 19.2. Sus gastos también son opacos, pues 59 se justificaron como “servicios generales” y en su cuenta en San Lázaro sólo quedaron 735 mil pesos.

LEER MÁS:  Morena terminará con abusos y privilegios de altos funcionarios: Mario Delgado

En este despilfarro habrían participado todas las fracciones incluyendo al Verde, MC, Panal, Morena y PES.

A la fecha, el gasto de las subvenciones en el Congreso se mantiene en la opacidad y discrecionalidad, e incluso, la Auditoría Superior de la Federación ha señalado que esas partidas son imposibles de revisar para conocer el destino de los miles de millones de pesos que administran.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook