Empresas europeas exportan pesticidas prohibidos a países como México y Brasil

Durante el 2018 más de 81 mil toneladas de estos productos prohibidos fueron distribuidos fuera de la Unión Europea

Regeneración, 10 de septiembre, 2020. Las organizaciones Greenpeace y Public Eye denunciaron que empresas de Europa exportan a México y Brasil 41 pesticidas prohibidos en la Unión Europea por su nocividad.

En 2017, el herbicida Paraquat fue prohibido por su posible vínculo con la enfermedad de Parkinson, el dicloropropeno para el cultivo de verduras tampoco fue aprobado en 2007 y finalmente la cianamida destinada a viñedos y frutas también fue prohibido.

Durante el 2018 más de 81 mil toneladas de estos productos prohibidos fueron distribuidos fuera de la Unión Europea.

LEER MÁS:  Segunda temporada de serie sobre la secta NXVM expondrá a líderes de México

Las ONG´s indicaron que esta práctica es legal y conocida, pues los principales actores de este comercio siempre han podido poner sus actividades detrás de una cortina opaca, protegidos por el sacrosanto secreto comercial.

Las empresas que más pesticidas exportan se encuentran en Reino Unido, Italia, Alemania, Holanda, Francia, España y Bélgica y los principales países donde realizan su distribución son Brasil, Ucrania, Marruecos, México y Sudáfrica.

Pese a que el reglamento de 2009 impide vender o emplear pesticidas que contengan sustancias no autorizadas, dicha regla solo aplica en el seno de la Unión Europea.

LEER MÁS:  Christopher Landau celebra acuerdo bilateral de aguas entre México y EU

El problema de los plaguicidas se debe a un prohibición muy liviana en el uso de estos productos.

La débil regulación en el empleo de dichas sustancias establece un nivel del prueba tan elevado para identificar una sustancia disruptora endocrina que muy pocas sustancias van a poder ser prohibidas.

Solo seis plaguicidas han sido identificados como nocivos, sin embargo, hay otros cuatro que continúan estando autorizados.

De acuerdo con algunos ecologistas, los criterios poco restrictivos no protegen la salud de la población y pueden alterar el sistema hormonal de las personas.