Compartir

En una toma simbólica, alumnos y alumnas de la ENAH leyeron un pliego petitorio en el que exigen medidas que mejoren la situación de los planteles y de la comunidad académica. Repudian los actos violentos del 3 de septiembre y se solidarizan con los estudiantes de la UNAM

Regeneración, 13 de septiembre de 2018.- Erradicar los hechos de violencia y criminalización contra estudiantes, transparentar el presupuesto, contruir una contraloría autónoma y aumentar más presupuesto, son algunas de las principales demandas de al menos 300 estudiantes de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) que se congregaron este día en el Museo Nacional de Antropología (MNA), en Paseo de la Reforma de la Ciudad de México.

Se trata de una parada previa que las y los estudiantes de la ENAH realizan con motivo de la movilización y que jóvenes de distintas escuelas y facultades realizarán esta tarde en conmemoración de la Marcha del Silencio de 1968.

Además de las demandas mencionadas, los estudiantes exigieron aumentar el monto de los viáticos para las prácticas de campo; crear un departamento específico para divulgar los proyectos de investigación que desarrolla el alumnado, tanto de licenciatura como de posgrado.

Agregaron a sus demandas la necesidad de contar con presupuesto para cursos de protección civil, contratación de un o una médica de planta para la ENAH, así como material básico para curaciones.

LEER MÁS:  UNAM pide seriedad a PGJ luego de que liberaran a sospechosos de ataques en CU

También exigieron revisar y evaluar las condiciones estructurales en que se encuentran los inmuebles de la ENAH, a raíz de los sismos de septiembre del año pasado; dar mantenimiento a las instalaciones de la escuela, a fin de garantizar la seguridad e integridad de la comunidad.

Explicaron que la toma simbólica de las instalaciones del MNA fue una decisión tomada en asamblea general de estudiantes y comunidad académica de la ENAH con el fin de solidarizarse con las y los alumnos de la UNAM que fueron agredidos por porros el pasado 3 de septiembre en la explanada de la Rectoría:

“Surgió un repudio generalizado hacia la violencia que derivó en un proceso organizativo que va más allá de banderas institucionales y nos implica a todas y todos como comunidad. En ese contexto… decidimos sumaros al paro estudiantil que inició en la UNAM y se extendió a más de 40 instituciones de educación media superior y superior”.

En un templete improvisado, luego de acceder a las instalaciones del museo, alrededor de 10 jóvenes hablaron en representación de sus compañeros. Algunos de los que tomaron la palabra llevaban el rostro cubierto, y explicaron que eso se debe a que “durante nuestro paro, nuestra organización y nuestra movilización estudiantil se ha preguntado por los nombres de quienes representan este movimiento. No habemos cabecillas, no habemos representantes. Somos una organización estudiantil que busca hacerse escuchar”.

LEER MÁS:  Joel Sebastián, alumno golpeado en agresión porril en la UNAM, podría perder el riñón

Durante la lectura del comunicado de prensa de la asamblea general de la ENAH, los estudiantes rechazaron el uso de la violencia en contra de sus compañeras y compañeros. Además, se pronunciaron a favor del incremento del presupuesto a la educación pública.

Igualmente, exigieron el esclarecimiento del proyecto de remodelación de la zona arqueológica cultural Cuicuilco, ubicada al sur de la Ciudad de México.

Asimismo, convocaron a todas las escuelas e instituciones dependientes de la Secretaría de Cultura a formar “una comunidad organizada”, e hicieron un llamado al director de la ENAH, Diego Prieto, ara establecer un diálogo de las demandas expuestas.

Señalaron que los hechos del 3 de septiembre se encuentran enmarcados en una coyuntura política caracterizada por un contexto de violencia generalizada, criminalización estudiantil, así como precarización y abandono del Estado mexicano hacia las instituciones de educación pública”.

Agregaron que esta problemática atraviesa a toda la sociedad y que como estudiantes de la ENAH están conscientes de la necesidad de participar y luchar para construir un país “justo y digno”.

Recordaron distintos momentos en que la ENAH se solidarizó con las distintas luchas sociales como en 2001, cuando acogieron a la marcha zapatista; en 2006 en apoyo al pueblo de Atenco; en 2013 para respaldar a los docentes de la CNTE; y en 2014 cuando se pronunciaron por la aparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

LEER MÁS:  Pumas se solidariza con estudiantes de la UNAM, piden alto a la violencia

Explicaron que su pliego petitorio aún se encuentra en proceso de elaboración. Los avances que lleva el documento han establecido las demandas señaladas, a las que se agrega la abrogación inmediata del reglamento general de la ENAH.

A ello se agrega la instauración de una mesa de trabajo en la que participen estudiantes, trabajadoras (es) y docentes para elaborar en conjunto un reglamento “democrático e incluyente que responda a las necesidades actuales” de la ENAH.

También solicitaron una contraloría autónoma e independiente compuesta por profesoras (es), alumnas (os) y personal administrativo.

Requirieron un informe inmediato del estado en que se encuentra la torre de investigación, así como enriquecimiento del acervo de la biblioteca “Bonfil Batalla”, la creación de un comedor con costos asequibles para toda la comunidad.

Las actividades que los estudiantes de la ENAH realizan hoy dieron inicio a las 13:00 horas con una conferencia de prensa en el MNA de la cual dimos cuenta en esta nota. Posteriormente, se dirigen a partir de las 16:00 horas hacia el Zócalo de la CDMX como parte de la marcha interuniversitaria que realizan en conmemoración de la Marcha del Silencio, realizada un día como hoy, pero de 1968.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook