Fuera policía del politécnico y castigo a los agresores de alumnos

Tres estudiantes fueron golpeados brutalmente por policías del DF, en el interior de las instalaciones del IPN.

 Unidad Profesional Zacatenco, Instituto Politécnico Nacional (IPN). 28 de enero del 2011. Un grupo de policias exigieron a tres estudiantes que se identificaran, y en seguida, comenzaron a azotar contra una patrulla al compañero estudiante Rubén Rafael Granados Sánchez. Ante la protesta de las estudiantes Fernanda Berenice Castillo Rodríguez y Guadalupe García Chacón, los policías las derribaron y golpearon en el suelo, quedando Berenice con notorias marcas de golpes en la cara, cuello, brazos y piernas.
 
Esto es parte de las cotidianas agresiones contra la comunidad politécnica, por parte de la policía bancaria del DF, que indebidamente se encuentra en las instalaciones del IPN.
 
Esta agresión es especialmente significativa, en el contexto actual, en el que las autoridades del IPN, han anunciado el inicio de una consulta de una tercer versión de un nuevo reglamento de estudios, proyecto que ha sido rechazado por la comunidad politécnica, especialmente por los estudiantes, debido a su contenido lesivo del derecho a la educación superior, pues establece procedimientos disfrazados con los que se busca deteriorar aún más los niveles de estudio y para impedir que los alumnos puedan concluir sus estudios.
 
En el IPN, están contemplados los puestos de trabajo de vigilantes, como parte del personal de base de nuestra institución, sin embargo, al igual que ocurre con el personal de limpieza, las autoridades del IPN, impuestas por los gobiernos neoliberales, violan las disposiciones legales y subcontratan dichos servicios, con el fin de burlar los derechos laborales.
 
Además, la presencia de policías es incompatible con el funcionamiento normal de cualquier institución educativa, que debe regirse por lo establecido en el artículo tercero constitucional y por lo tanto, impartir educación con orientación científica, integral y democrática, lo que implica la ausencia de estructuras y mecanismos autoritarios o represivos.
 
En el Politécnico, la policía del DF es usada para reprimir cualquier expresión disidente de las políticas oficiales y para impedir la organización de los estudiantes y de los trabajadores. Es muy grave que a través de dicha corporación, el Gobierno del DF, se preste a colaborar en estas nefastas tareas, realizando lo contrario de lo que debe ser la labor de la policía: proteger al Pueblo y garantizar las condiciones para el ejercicio de los derechos, de ninguna manera debe ser un instrumento represivo.
 
Ante esta situación, la directora general del IPN, Dra. Yoloxóchitl Bustamante Díez está obligada a actuar para que sean castigados los responsables materiales y de la línea de mando, así como la salida, de las instalaciones del IPN, de todo cuerpo de carácter policiaco y el reestablecimiento del personal de vigilancia adscrito al Politécnico.
 
Además, el Jefe de Gobierno del DF, acatando sus obligaciones, debe actuar para garantizar que los responsables sean sancionados, así como modificar su política de protección pública, que debe dar garantías para el ejercicio de los derechos del Pueblo y no para reprimir a opositores, como ha ocurrido recientemente contra quienes rechazan el proyecto neoliberal llamado de la supervía poniente.
 
La comunidad del IPN, en primer lugar, tiene la responsabilidad de alzar la voz para impedir que estos hechos queden impunes, lo que redundaría en una situación de mayor deterioro de la vida de nuestra institución.
 
Víctor R. Moreno Peña
Profesor de la Escuela Superior de Cómputo del Instituto Politécnico Nacional.
 
{jcomments on}
 

 

LEER MÁS:  Cobach: Directora General despide a trabajadora que denunció acoso