El juez Gustavo Aquiles Villaseñor aplazó la audiencia porque certificó que Ricardo Anaya no tuvo acceso a la carpeta de investigación y consideró que así se va a garantizar el derecho a una defensa adecuada.

Juez aplaza audiencia de Ricardo Anaya hasta el 4 de octubre

Regeneración, 26 de agosto del 2021El juez de control federal, Gustavo Aquiles Villaseñor, aplazó la audiencia del exlegislador Ricardo Anaya hasta el 4 de octubre a las 9:00 horas; ya que certificó que el panista no ha tenido acceso a la carpeta de investigación y consideró que así se va a garantizar el derecho a una defensa adecuada.

El excandidato presidencial está acusado de ser presunto responsable de los delitos de asociación delictuosa, cohecho y lavado de dinero.

LEER MÁS:  Audiencia de extradición de Mauricio Toledo aplazada para diciembre en Chile

La audiencia que se realizó hoy de manera virtual inició a las 11:15 horas, el juzgador indicó que este tipo de diligencias se deben efectuar dentro de territorio nacional. Por lo que Anaya deberá permanecer en México mientras enfrente el proceso legal.

Anaya recibió más de 6 millones de pesos

La Fiscalía General de la República (FGR) acusó a Anaya de recibir 6 millones 800 mil pesos del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, para garantizar que la bancada del Partido Acción Nacional (PAN) del Congreso de la Unión aprobaría la reforma energética.

De acuerdo con la versión pública de la acusación, el dinero lo recibió en las
instalaciones de la Cámara de Diputados en 2014. Además, la FGR detalló que dos testigos, Miguel «N» y Froylán «N», presenciaron diversas visitas de Anaya y otros legisladores al exdirector de Pemex.

LEER MÁS:  Audiencia de extradición de Mauricio Toledo aplazada para diciembre en Chile

El dinero que entregó Lozoya provenía de Odebrecht, empresa brasileña, que obtuvo contratos millonarios cuando Enrique Peña Nieto fue presidente. La Fiscalía señaló que «las diligencias evidencian una línea clara y consecuente de hechos delictivos que tuvieron
por objeto entregar el patrimonio petrolero del país a intereses y a empresas extranjeras, con todas las consecuencias económicas y sociales que México ha sufrido”.