La contaminación del aire es el mayor riesgo para la salud: ONU

En el mundo, cerca de 7 millones de personas mueren prematuramente cada año. Nueve de cada diez personas respiran aire sucio

Regeneración 8 de septiembre de 2020. El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente estima que el mayor riesgo ambiental para la salud humana es la contaminación del aire.

En el mundo, cerca de 7 millones de personas mueren prematuramente cada año. Nueve de cada diez personas respiran aire sucio. En México fallecen cerca de 42 millones de personas anualmente.

Víctor Hugo Páramo, titular de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came) informó que se ha encontrado que que los contaminantes alteran la respuesta del sistema inmunológico de las personas y eso provoca una mayor probabilidad de fallecer por virus, como el Covid-19.

LEER MÁS:  Segunda temporada de serie sobre la secta NXVM expondrá a líderes de México

La calidad del aire en zonas como la Ciudad de México, Estado de México, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala y Morelos no cumplen con la norma.

Las partículas PM10 se cumplieron en menos del 50% de las ciudades, las finas solo en uno de 11 sistemas y las de ozono en 4 de 18 sistemas.

Durante la jornada de sana distancia se modificó la calidad del aire en el Valle de México, pues estaban previstos 12 episodios de contingencia; sin embargo, por la reducción del 75% del tránsito vehicular no se presentaron.

LEER MÁS:  AstraZeneca reanuda ensayos clínicos de vacuna contra Covid-19

Ls directora del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, Amparo Martínez señaló que se debe fortalecer el monitoreo atmosférico en zonas urbanas y rurales y áreas naturales protegidas.

Federico Vázquez, espero en Salud Pública indicó que la contaminación tiene efectos diferenciados, afectan a sectores expuestos y a personas que viven en zonas industriales o en zonas donde la gente sigue usando leña o carbón para cocinar.

El problema de la contaminación tiene un impacto en la mortalidad prematura y en enfermedades crónicas e infecciosas que pueden empeorar por una atmósfera contaminada.