Mujeres encabezan imparable rebelión en Irán, pueblo enfurecido

Tras la muerte de Masha Amini en manos de la policía moral, se registran protestas populares en 133 ciudades en las 31 provincias de Irán. El pueblo enfurecido

Mujeres encabezan imparable rebelión en Irán, pueblo enfurecido

Regeneración, 24 de septiembre de 2022. Se intensifican las protestas populares en Irán tras la muerte de Masha Amini, una joven de origen kurdo fue detenida por la policía de la moral y llevada a un centro de reeducación.

Poco después fue ingresada en coma en un hospital donde murió.

Sin embargo, la versión oficial afirma que sufrió un paro cardíaco, pero diversos testigos han afirmado a medios de comunicación que fue golpeada dentro de la furgoneta que la transportó a la comisaría.

Además de que tenía signos de maltrato.

Así, tal como lo señalan portales, desde el momento en el que se conoció su fallecimiento, miles de ellas comenzaron a protestar grabándose vídeos mientras se cortaban el pelo a mechones.

E incluso, quemaban los velos a cara descubierta y lo compartían en las redes sociales.

También en las calles fueron las más activas, quitándose la hijab y entonando cánticos contra el régimen de los ayatolás: «Mujeres, vida, libertad» o «muerte al dictador».

LEER MÁS:  Desmiente Irán disolución de policía moral y confirma pena de muerte

Esto, mientras encendían fogatas y se enfrentaban a la policía.

El descontento por décadas de represión y de discriminación estalló en un clamor entre las mujeres. Por un lado, exigen justicia y conocer los detalles de lo que le ocurrió a Amini en su detención.

Pocos en Irán parece creer la versión oficial de la autoridad en Irán, afirma que la joven tuvo un infarto repentino e inmediatamente fue hospitalizada.

Así se indica que esta respuesta espontánea ha sacado a miles de mujeres a la calle desafiando no sólo las normas, sino a la Policía.

LEER MÁS:  Indonesia prohíbe sexo extramarital y parejas en unión libre

La respuesta oficial ha sido más represión.

Análisis

Por su parte el diario Es, señala que la politóloga iraní Nazanin Armanian explica que la represión ha ido en aumento en la misma medida que la corrupción del régimen.

Además, afirma que hay dos características en esta revuelta que son únicas.

Por un lado, que la joven muerta era kurda, que es el sector de la izquierda iraní y muy considerado por la población.

La segunda es que las mujeres no solo han sido las protagonistas de este estallido, sino que han liderado la protesta, arrastrando a los hombres a las calles y manteniéndolos junto a ellas.

-«Esto es un dato novedoso e importante, porque hasta ahora no había hombres en las protestas por los derechos de las mujeres».

Estallido

Además dice que este estallido se viene a sumar a una situación de indignación y descontento que ya existía en el país.

Es, de alguna manera, la gota que colmó un vaso que se ha ido llenando a lo largo de muchos años. «Esta revuelta no es solo una rebelión contra el velo. No nos equivoquemos».

Cabe destacar que la inflación en Irán es de un 400%, se ha asesinado y ejecutado a mujeres, ecologistas detenidos, a líderes sociales.

Solo en lo que va de año, que en Irán comienza en marzo, se han ejecutado a 350 personas. «Irán es hoy el país que más ejecuciones realiza», añade Armanian.

Para intentar frenar las protestas, además, el régimen de los ayatolás, que gobierna el país con mano férrea desde que subió al poder en 1979, ha comenzado a cortar las el acceso a internet y a aplicaciones de redes sociales como WhatsApp o Instagram.

Hasta la revolución de febrero de 1979, las mujeres tenían reconocidos muchos de sus derechos. No estaban obligadas a llevar velo, podían abortar, ir solas a estudiar.

«Hoy una mujer de 80 años con estudios universitarios no puede casarse si no es con la autorización de un hombre», añade Armanian.

Código

Además se indica que el código penal islámico establece que las mujeres que se muestren en público sin velo deberán ser castigadas con penas de cárcel, multa o latigazos.

Esta norma se aplica a niñas a partir de los siete años, cuando son obligadas a utilizarlos.

También permiten a la Policía arrestar y detener arbitrariamente a decenas de miles de mujeres cada año por mostrar mechones de pelo que asomen de sus pañuelos o por usar ropa corta y colorida.

Por otra parte, las mujeres iraníes son objeto habitual de acoso verbal y agresión física por parte de la policía.

Esto es, sufrir amenazas, insultos, obligarlas a que se quiten el maquillaje, abofetearlas o golpearlas con los puños o bastones.