Invitación al taller semanal online sobre Marxismo y cuestión de la Mujer

 

Nuevo taller sobre marxismo y cuestión de la mujer

Autor: David Fuente, maestro en Sociología Política del Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora

El regreso a la formación sistemática en marxismo es, desde la crisis de 2008, un hecho. Un hecho tibio, débil, incipiente, pero un hecho. Choca contra una enorme contracorriente en la dinámica académica, pero es un hecho.

La historia no se acabó en los años 90; continúa. Los desastres del modo de producción capitalista están por todas partes y Marx sigue siendo ineludible. Sortearle continúa siendo un camino al fracaso analítico y práctico revolucionario. Y quien dice Marx, dice Engels y, por supuesto, Lenin; y también toda una serie de figuras que continuaron su desarrollo.

Las desigualdades sociales y las injerencias imperialistas siguen obligando la búsqueda de respuestas teóricas y prácticas a estas barbaridades que es posible y necesario superar. Ante ellas, las herramientas del marxismo resplandecen con su potencia. El Capital volvió a aparecer en escena súbitamente.

Las toneladas de distorsiones a las que ha sido sometido el marxismo y su eliminación de los programas académicos no lo hacen desaparecer. ¿Por qué? Porque los marxistas se dedicaron a analizar el movimiento real de los procesos sociales y a captarlos teóricamente como arma para lograr su superación práctica. Esa es la “tarea suprema de la humanidad” que señaló Lenin en Materialismo y empiriocriticismo:

«Del hecho de que uno vive, tiene una actividad económica, procrea y fabrica productos que intercambia se forma una cadena de sucesos objetivamente necesaria, una cadena de desarrollo independiente de su conciencia social, que esta no abarca jamás en su totalidad. La tarea suprema de la humanidad es abarcar esta lógica objetiva de la evolución económica (de la evolución del ser social) en sus rasgos generales y fundamentales con objeto de adaptar a ella, tan clara y netamente como le sea posible y con el mayor espíritu crítico, su conciencia social y la conciencia de las clases avanzadas de todos los países capitalistas.»

Para cumplir esta tarea, Marx, Engels y Lenin escribieron miles de páginas y trabajaron prácticamente. Cada vez que se los estudia y se avanza sobre sus análisis para afrontar los tremendos problemas sociales contemporáneos, se camina hacia el cumplimiento de esta tarea.

Hay multitud de muestras de que este objetivo sigue vivo. No solo de que es una necesidad, sino de que se ha reconocido esa necesidad y que se avanza hacia ella para satisfacerla. Hay multitud de muestras en todos los rincones del planeta. Aquí vamos a compartir solo uno más, para que sea aprovechado por quien lo desee.

El Seminario de El Capital de Sarriko, que desde hace cinco años profundiza en el marxismo desde la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad del País Vasco de Bilbao, acaba de hacer público un nuevo taller online para el curso 2020-2021. Se titula: Marxismo y cuestión de la mujer.

Con él se han propuesto revisar sistemáticamente los trabajos fundacionales del marxismo acerca de este tema. Textos de Marx, Engels, Bebel, Eleanor Marx, Aveling, Zetkin, Luxemburgo, Kolóntai y Lenin conforman un nutrido y exhaustivo programa. La carga de trabajo viene a ser unas 25 páginas semanales de lectura.

El Seminario anima a la participación, y hace énfasis en que no hace falta formación previa. Será un taller online, semanal, los miércoles de 18:30 a 20:00 (hora española) y, por supuesto, gratuito. Comienza el 16 de septiembre. Para inscribirse tan solo hay que enviar nombre, apellido, ciudad y país a [email protected].

Con iniciativas así es como cotidianamente el marxismo sigue vivo, se asimila y progresa. No hay atajos. El trabajo que hay que hacer es muy elemental. Hay que leer página tras página, acumulando miles y con los ojos bien puestos en la realidad a transformar y en las necesidades que esto exige (la organización, principalmente). En el día a día esto se traduce en un trabajo muy cotidiano. La cuestión es que este trabajo es necesario y sus frutos ya están probados.

Redes sociales del seminario:

Twitter: @SSarriko

Instagram: @seminariodeelcapital.sarriko

Facebook: Seminario de El Capital. Sarriko