#Opinión: #No Se Mata La Verdad

Por Ana María Vázquez

RegeneraciónMx.- Fue a finales de los 70´s cuando nos conocimos, quizá fue la diferencia de caracteres lo que hizo que la amistad floreciera, tú, entrona, echada “pá lante”, contestataria; yo, reservada y mas afecta al razonamiento que a la discusión; tú, extrovertida y divertida, yo todo lo contrario.

Estabas sola en la capital y tenías dos trabajos para poder estudiar, recuerdo cuando te aceptaron en la Septién, tu alegría era inmensa, celebramos con una torta compartida y un refresco en tu minúsculo departamento de la colonia Guerrero, ese del que tanto me burlaba porque estaba justo al lado de un cine porno y tenías, a querer o no, que escuchar 24×7 las funciones ya que tu cuarto estaba justo pared con pared de la sala.

Éramos dos adolescentes solas que se compartían sueños y anhelos: siempre quisiste ser periodista y yo, escritora. Reímos y compartimos el poco tiempo que nuestros caminos se juntaron. Luego, los estudios y la vida nos separaron durante un tiempo hasta que, años después, volvimos a coincidir en Televisa. Eco, un proyecto noticioso de Jacobo Zabludovsky nos había reunido, yo ya era escritora y tú, reportera.

LEER MÁS:  Senado aprueba que el Ejército continúe con labores de seguridad hasta 2028

¡Lo conseguiste! Nos dijimos mutuamente mientras nos dábamos un abrazo interminable. Recuerdo que nos tomamos el resto de la tarde para ponernos al día y fue ahí cuando prometimos no dejar que la distancia nos volviera a separar.

A partir de entonces chateábamos con frecuencia y seguíamos con interés la carrera de la otra. Nuestra última conversación fue en diciembre, y antes de esa, cuando te presentaste en la Mañanera con tu solicitud de protección, recuerdo haberte reprochado el que no nos viéramos entonces y respondiste que había sido un viaje “flash” y que debías volver a Tijuana “habrá tiempo”, dijiste…

Recuerdo el tuit de Álvaro Delgado: Periodista asesinada, y mencionaba tu nombre. Un llanto triste y sordo comenzó y no ha parado desde entonces querida Lubi, un llanto lleno de rabia y frustración, lleno de preguntas sin respuestas, de voces ahogadas en el dolor preguntando ¿Por qué?

LEER MÁS:  Denuncian homenaje al Chapo Guzmán en 491 aniversario de Culiacán

Un día antes, habías estado en el homenaje a Margarito, un fotoperiodista asesinado y tu voz en el megáfono hacía la misma pregunta que yo me hago ahora: ¿Por qué?

El clamor del gremio alzó su voz y en 67 ciudades y 31 estados se alzaron en protesta exigiendo justicia. Ayer fue tu funeral y no pude estar contigo, ese “ya habrá tiempo” no podrá concretarse. Descansa en paz amiga, cómplice, entrañable Lubi.

Cada 38 horas, una mujer, periodista o comunicadora es sujeta a algún tipo de violencia por su labor. #NoSeMataLaVerdad #Justicia

Para Lourdes Maldonado. In memoriam.

Sigue a Ana María Vázquez en Twitter como @Anamariavazquez